El Vaticano propone que la trata sea un crimen contra la humanidad

Reclamó a la Iglesia y a los Estados un compromiso “más claro y contundente” para poner fin a este flagelo y a todas las formas de explotación.

El Vaticano propuso que la trata de personas sea considerada crimen contra la humanidad y reclamó a la Iglesia y a los Estados un compromiso “más claro y contundente” para poner fin a este flagelo y a todas las formas de explotación.

La propuesta surgió tras el tercer coloquio internacional sobre trata y delitos conexos como el narcotráfico y el tráfico de órganos que concluyó hoy en la sede de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales, a cargo del arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo.

Los participantes exigieron en un comunicado que el delito de la trata sea considerado, como pidió el papa Francisco, un crimen contra la humanidad, a fin de poder superar así las trabas y vacíos legales en las legislaciones nacionales.

“Esta decisión no sólo es importante, sino revolucionaria, ya que anularía la perspectiva actual que ve este delito sólo como algo contra el ordenamiento de los Estados individuales”, sostuvo Stefano Zamagni, integrante de la Academia Pontificia, al detallar las conclusiones del coloquio.

“El Papa quiere el tráfico de seres humanos sea no sólo moralmente sino también jurídicamente considerado como un crimen contra la humanidad. O sea una tipología nueva superior a la ley positiva de los estados”, agregó.

En una rueda de prensa en la Casina Pío IV del Vaticano, el especialista informó también que el pontífice llevará a Naciones Unidas, cuando visite Nueva York en septiembre, la propuesta de crear una agencia internacional que tome medidas concretas para contrarrestar el tráfico de seres humanos.

“Sería una autoridad en el modelo del comercio mundial, que sea capaz de hacer cumplir los protocolos en el campo de la trata de personas, en sus diversas formas que van desde la prostitución, al trabajo forzado y la venta de órganos”, fundamentó.

En este sentido, Zamagni precisó que la idea es “dar vida a una agencia dentro de la ONU para luchar contra la trata de seres humanos”, al advertir que “no se enfrenta esta tragedia de una manera seria”.

Los participantes del coloquio sobre trata de personas aseguraron en las conclusiones que “hoy existe una necesidad contundente e innegable de poner fin a la trata de personas y a todas las formas de explotación, en particular la prostitución, el trabajo forzado, la extracción ilegal de órganos humanos y la utilización de menores para la venta de drogas y la producción de material pornográfico, sobre todo en Internet”.

 

Vatican-Pope

“La trata de personas en todas sus formas, y en particular el tráfico para fines de explotación sexual y prostitución, debe ser declarada un crimen de lesa humanidad. Los traficantes deben ser llevados a juicio en el marco de leyes nacionales e internacionales claras, con el decomiso de aquellas ganancias que sean producto de su actividad ilegal, y las víctimas deben ser indemnizadas por todos los daños sufridos”, puntualizaron.

Además, pidieron a la Santa Sede que “promueva un movimiento que garantice el compromiso de la Iglesia Católica, y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad, de poner fin al tráfico de personas y la prostitución, compromiso éste que deberá manifestarse en los términos más claros y contundentes posibles”.

Deja un comentario