A un mes de las elecciones, la mayoría parece esquiva para todos en Cataluña

  • Los independentistas procuran que las fisuras que abrió la intervención no crezcan.
  • En el bloque “unionista”, Ciudadanos es el mejor posicionado, pero los socialistas no lo apoyarán.

Cuatro semanas antes de los comicios autonómicos en Cataluña, convocados de manera anticipada para el 21 de diciembre por el presidente español, Mariano Rajoy, las distintas fuerzas políticas sellan alianzas y delinean propuestas programáticas en aras de una mayoría que, por ahora, no tiene un dueño claro ni definido.

Y es que, por un lado, los independentistas tratan de mantener su bloque mayoritario pese a las fisuras abiertas tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución española mediante el que Rajoy disolvió al Parlament y cesó en funciones al gobierno que encabezaba Carles Puigdemont y secundaba Oriol Junqueras. Hoy el segundo está preso acusado de rebelión, sedición y malversación, y el primero permanece en Bruselas, donde sigue libre y hace campaña mientras Bélgica decide si lo extradita o no.

Por otro lado, los partidos defensores de la continuidad de Cataluña como una parte de España no representan un bloque monolítico, y, aunque ha crecido Ciudadanos y aspira a encabezar un gobierno de coalición, desde el Partido Socialista aclararon ayer que no apoyarán a secesionistas pero tampoco a un gobierno de derecha. Para colmo, al 20 por ciento que los últimos sondeos asignaron a la fuerza de Albert Rivera en Cataluña, el Partido Popular sólo podría sumar un exiguo 7,4 por ciento de seguidores en una región que es de las más refractarias a su línea política.

Ayer, durante su participación en un evento cultural en La Coruña, Galicia, Rajoy afirmó que “España saldrá reforzada con la crisis política provocada por la deslealtad de los secesionistas”.Pero las cosas no parecen aún tan simples, con una Cataluña que estaría dividida prácticamente en partes iguales en torno a su separación, con una leve ventaja para quienes no quieren un Estado independiente. En tiempos en que encuestadores vienen equivocándose muy a menudo y en diferentes partes del planeta, un sondeo indicó ayer que los no independentistas representan un 40,2 por ciento, frente al 39,2 que apuestan por la ruptura. El estudio, efectuado por el Observatorio de la radio Cadena Ser, reflejó, por el contrario, que en el conjunto de España el “no” a la independencia es mayoritario, con un 71 por ciento de respaldo frente al 10,1 por ciento de españoles que sí quiere que Cataluña se constituya como un Estado soberano.

Sobre las posibles soluciones al conflicto catalán, el 25,1 por ciento cree que debe haber un referéndum pactado con el Estado español, frente a otras opciones como una reforma constitucional para transformar a España en un Estado federal (21,1 por ciento), la formación de un gobierno no independentista en Cataluña (21,1) o la reducción del autogobierno (16 por ciento).

Un referéndum pactado fue también la apuesta del 48,9 por ciento de los catalanes, y la cifra de adhesión a esa posibilidad negociada se elevó al 79 por ciento entre los partidarios de la independencia.

Quizá con esa realidad auscultada, las principales fuerzas independentistas, es decir, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y el Partido Demócrata Europeo de Cataluña (Pdecat), que ejercían hasta semanas atrás el gobierno de la Generalitat, han apartado de sus plataformas la posibilidad de una separación unilateral y abogan por más diálogo y consenso.


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*