Alejandra Párraga y su hijo murieron envenenados con cianuro, hay un detenido

Franco Rodrigo Gaspar Cinco, novio de la mujer, está sospechado de haberlos envenenado. La mujer y su hijo habrían bebido líquido de una botella que supuestamente contenía “agua bendita”. El acusado sostuvo haberla obtenido de la Catedral, ya que el niño se hallaba enfermo.

El envenenamiento de Párraga, de 26 años, al igual que la de su hijo, ocurrió ayer en horas de la tarde en la vivienda que residían, en calle Gorriti al 800, luego de que las víctimas bebieran de una botella que el acusado habría llevado a la casa de la familia porque supuestamente se trataba de “agua bendita”.

Tras la ingesta, el menor comenzó a sufrir convulsiones que alertaron a la familia, como así también la madre, quienes fueron asistidos de urgencia y trasladados a una clínica privada, el menor, y al hospital San Bernardo, en el caso de la madre. Tras los decesos, los cuerpos fueron derivados a la morgue judicial.

Por su parte, el fiscal Paz dispuso una minuciosa pericia en la vivienda de las víctimas, desde donde se secuestró la botella de agua en cuestión, como así también otros elementos probatorios que ahora son analizados por peritos del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, como así también dio intervención del hecho a efectivos de la División Homicidios.

Hoy, en tanto y al término de las autopsias de los dos cuerpos, médicos forenses del CIF informaron la presencia de Cianuro como resultado del estudio toxicológico realizado. En vista de ello, la fiscalía solicitó la inmediata detención del novio de Párraga, quien fue arrestado en horas del mediodía cuando se realizaba el velatorio de las víctimas. El arresto fue realizado por efectivos de Homicidios.

Con mucho dolor despidieron los restos de Alejandra y Amir

Familiares y amigos asistieron al velatorio y al entierro en el cementerio San Antonio de Padua.

La consternación y la congoja embargaron a todos los asistentes del velorio de Alejandra Párraga y su hijo Amir, de dos años, quienes murieron envenenados con cianuro, en un acto del cual se encuentra acusado el novio de la chica.

No fue una jornada fácil para los familiares ni para los amigos de Alejandra en la casa de sepelio Rigo, ubicada en Zuviría al 1757, donde en horas del mediodía se produjo la detención del sospechoso Franco Rodrigo Gaspar Cinco  a la vista de todos.

La versión que se maneja en el círculo íntimo de Alejandra sobre el motivo que habría llevado a Gaspar a matarlos, es que él estaba celoso de Amir. La relación entre el niño y el sospechoso no era la mejor según relataron algunos de los presentes en el velorio, y que él solo habría querido matar al bebé pero terminó con la vida de ambos.

Cerca de las 18, un gran cortejo fúnebre partió hacia el cementerio San Antonio de Padua donde finalmente se produjo el entierro de los cuerpos.

 

Deja un comentario