NA16-1-1030x579

Análisis de Fundara sobre las adicciones

Entre el género y la edad: ¿Todos somos igualmente vulnerables frente a los vicios?

La adicción se asoció generalmente al abuso de sustancias prohibidas, aunque en la actualidad se  sabe que las personas también pueden volverse adictas a otras sustancias que circulan libremente en el marco de la legalidad. Lo que se enfatiza es que en una adicción, la persona no tiene control sobre un proceso o una sustancia determinada.

En la provincia de Salta en base a la población que accede a consultas por algún problema de adicción ya sea diariamente o e forma semanal, se pudo determinar que las sustancias que más se consumen son: alcohol, marihuana, pasta base de cocaína e inhalables, en su mayoría pegamentos.

Según datos aportados por la Secretaria de Adicciones de Salta, en el año 2016 se recibió 6258 consultas respecto a algún problema de adicción, incrementándose un 23% este número respecto al año 2015. Esta información podría indicar dos cuestiones, por un lado de que el número de consultas incrementó tras la toma de conciencia de la importancia de solicitar ayuda cuando se transita por una problemática de esta índole, o porque se ha incrementado con el tiempo  el número de salteños que se inicia en el consumo o que abusa de sustancias en forma no controlada.  Otro dato relevante, que pudiera reafirmar la primera opción,  es que el  70% de las consultas fue realizado por las mismas personas que padecen el consumo problemático y el 30% por parte de familiares o referentes.

En cuanto a la edad de las personas que realizan consultas, el 57,3% tiene entre 14 y 23 años de edad (en donde la mayoría está entre los 16 y 17 años) y el 34,2% tiene menos de 18 años.  La edad de inicio en el consumo se produce entre los 13 y 15 años (54,2%).

En cuanto al género, un dato llamativo es que el 80% de las consultas derivan de varones y el 20% restante corresponden a mujeres.

Es destacable mencionar la edad tan baja (13 y 15 años) en el inicio del consumo, como así también el hecho de que más del 50% de las personas que realizan consultas son generalmente menores de edad. Otra cuestión es el gran sesgo existente en cuanto al género, pues la cantidad de varones con problemas de adicciones es considerablemente superior al de las mujeres.

Existe una gran variedad de problemas relacionados con las adicciones que pueden tener efectos sanitarios y sociales perjudiciales tanto para la persona que la padece, como para quienes lo rodean, su núcleo cercano, eso explica ese 30%, antes mencionado, de consultas que son realizadas por parte de familiares o referentes.

A nivel país existe en Argentina la Ley de Salud Mental Ley 26.657 sancionada en el 2010, que sirve de marco para políticas de prevención y asistencia de las adicciones en la provincia, pues establece que las adicciones deben ser abordadas como parte de la salud mental. Esto demanda medidas públicas activas tanto del área de educación como de la salud, con el fin de abordar ya sea la prevención de adicciones o el tratamiento de éstas. El desafío siempre está en invertir más y en incrementar la calidad de las políticas públicas, contemplando variables como edad o sexo, en la lucha contra esta problemática.