Arancedo pidió “despertar la conciencia” ante los que sufren

En la Misa inaugural, el arzobispo santafesino pidió asumir el desafío de estar más cerca de los pobres.

En un gesto inédito, los obispos se trasladarán el jueves por la tarde al Pequeño Cottolengo Don Orione de Claypole para conmemorar los 80 años de su fundación.

Casi un centenar de obispos comenzaron este lunes la primera de las dos asambleas plenarias y anuales de la Conferencia Episcopal Argentina en las que analizarán los principales temas que preocupan a la iglesia argentina.

Con la presencia del nuncio apostólico Emil Paul Tscherrig, se presentó un panorama general sobre la realidad eclesiástica y social de las distintas diócesis para dar inicio a las 20 a la misa inaugural presidida por José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe y presidente del episcopado.

Recordando que el Papa Francisco convocó el pasado 11 de abril al Año Santo de la Misericordia (que tendrá lugar desde el 8 de diciembre hasta el 20 de noviembre de 2016), Arancedo pidió vivir este llamado con la “mirada fija en la misericordia del Padre para ser, como Iglesia, signos eficaces de su amor y obrar” y alcanzar una “meta más alta y más significativa. Desde el Evangelio hablamos del perdón y la reconciliación como expresión de ese amor misericordioso” e hizo un fuerte llamado a la reconciliación como un vía para evitar la crispación social y los enfrentamientos: “Cuando la justicia se orienta a la reconciliación se abre al camino hacia la concordia, la fraternidad y la amistad social, tan necesarias en la vida y el futuro de toda comunidad.”

En otro de los párrafos salientes de su corta homilía, Arancedo pidió que todos los cristianos se comprometan ante tantas situaciones de precariedad y sufrimiento; y rezó para que este Año Jubilar sea un “tiempo oportuno para despertar la conciencia a veces aletargada ante el drama de la pobreza, del pobre, del que sufre” recordando que los “pobres son los privilegiados de la misericordia divina”.

Este martes los obispos se dedicarán a analizar los planes de formación de los candidatos al sacerdocio en los seminarios en vistas a una posible reforma del plan vigente.

El miércoles por la mañana habrá un intercambio pastoral sobre el Sínodo de la Familia para que los obispos conozcan las conclusiones de la consulta realizada como preparación al mismo y por la tarde se analizará la realidad de la vida de los religiosos en el marco del Año de la Vida Consagrada convocado por el Vaticano. A modo de reconocimiento, los obispos también agasajarán a Mons. Héctor Villalba, arzobispo emérito de Tucumán, quien en febrero último fue creado Cardenal y por ello le han pedido que presida la Misa de ese día.

En un gesto inédito, el jueves por la tarde -por la mañana se presentarán los avances de la organización del Congreso Eucarístico Nacional 2016 y habrá un espacio de reflexión sobre la figura de Mons. Angelelli- los obispos se trasladarán al Pequeño Cottolengo Don Orione de Claypole para conmemorar los 80 años de su fundación y los 75 años de la muerte de San Luis Orione, quien vivió cinco años en Argentina y comenzó personalmente con la obra en el país.

Con motivo de los 100 años del Genocidio Armenio –y luego de la polémica por las declaraciones de Francisco pidiendo a Turquía que reconozca la matanza de armenios como un “genocidio”- el viernes a las 19 hs. se celebrará la Misa en Rito Armenio. Y las deliberaciones concluirán el sábado por la mañana.

 

arancedo

Deja un comentario