Arsenal de balas

El partido entre Arsenal y Aldosivi en Sarandí fue suspendido a los 30 minutos del primer tiempo por incidentes dentro y fuera del estadio Julio Grondona. Se empezaron a escuchar disparos de balas de gomas y gases lacrimógenos. En la tribuna local comenzaron las corridas y el árbitro Ariel Penel paró el juego.

El referí consultó con el jefe del operativo esperando que le dé garantías. Pasaron diez minutos y las autoridades le explicaron al juez que no había manera de satisfacer su pedido. Entonces, decidió suspender definitivamente el juego. Todas las hipótesis indican que la violencia empezó por una interna de la barra del Viaducto.

Deja un comentario