Asesinan a otro periodista en México: el cuarto en poco más de un mes

La lista negra de periodistas asesinados en México agregó un nuevo nombre con el homicidio a balazos de un veterano reportero de la sección policial de un blog del estado de Baja California Sur. El caso de Maximino Rodríguez Palacios es el cuarto crimen contra un reportero en ese país en poco más de un mes.

Rodríguez Palacios -quien firmaba como Max Rodríguez- “fue atacado a tiros y privado de la vida” en la ciudad de La Paz, en ese estado noroccidental, cuando llegaba en su vehículo a una tienda acompañado de su esposa, informó el Colectivo Pericú, el blog de noticias para el que trabajaba el periodista.

La fiscalía estatal confirmó el asesinato del reportero de 71 años “por disparo de arma de fuego”. Agentes de investigación y peritos rescataron “casquillos percutidos para trasladarlos al laboratorio”, indicó el organismo en un comunicado.

El asesinato ocurrió el viernes cerca del mediodía, cuando desconocidos lanzaron desde una camioneta pick up una “descarga de disparos” contra el reportero, aparentemente “con rifles de alto poder”, según el Colectivo Pericú.

De acuerdo a los primeros informes, el tiroteo comenzó cuando Rodríguez estaba estacionando su auto en la zona de discapacitados de la tienda, donde iba a solicitar una silla de ruedas para su esposa, quien tiene problemas de movilidad.

El cuerpo del periodista quedó dentro del vehículo, con los cristales estrellados por una cantidad de impactos de bala. Su esposa resultó ilesa.

“Colectivo Pericú reprueba con toda firmeza este ataque contra un compañero. Exigimos a las autoridades su aplicación en la aclaración de este y muchos otros crímenes que siguen impunes y han dejado a familias destrozadas por el dolor”, publicó el blog, que se especializa en denuncias ciudadanas y temas del interés general del turístico estado de Baja California Sur.

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) señaló que este caso se inscribe en un contexto de repunte de violencia y asesinatos en el estado. Rodríguez llevaba “muchos años como periodista y columnista, y sus declaraciones eran muy fuertes, muy críticas”, comentó a AFP Balbina Flores, representante en México de RSF.

Según esta ONG, México es el tercer país más peligroso para ser periodista luego de Siria y Afganistán.

Marzo fue un mes negro para el periodismo en ese país. Tres reporteros fueron asesinados y un cuarto sigue reponiéndose tras ser baleado.

Ese mismo mes fue asesinado el escolta que protegía a Julio Omar Gómez, un reportero independiente que también trabaja en Baja California Sur y que pidió el mecanismo gubernamental de protección a periodistas a raíz de un atentado en diciembre. La semana pasada, un diario del norte del país cerró denunciando la falta de seguridad para ejercer un “periodismo crítico”.

Asesinan a otro periodista en México: el cuarto en poco más de un mes

Otra víctima. Una imagen de Maximino Rodríguez Palacios cedida por el blog Colectivo Pericú, para el que trabajaba. /EFE

Los asesinatos contra periodistas se dispararon en México en 2006, cuando se desató una ola de violencia a raíz del combate militarizado contra el narcotráfico. A partir de ese año, los homicidios anuales contra reporteros oscilaban entre tres y diez, pero 2016 registró un récord con 11 periodistas asesinados y más de 400 agresiones contra la prensa, según datos de la ONG Artículo 19.

Desde hace una década, esa organización denuncia que más de la mitad de amenazas a periodistas en México proceden de funcionarios, a lo que se suma una impunidad casi total: 99,75% de casos sin resolver.

El viernes, antes de que se conociera la muerte de Rodríguez, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) había anunciado que convocará en los próximos días a un encuentro para “conocer e intercambiar buenas prácticas tendentes a abatir la impunidad en las agresiones contra periodistas”. Serán invitadas las fiscalías o unidades especializadas en libertad de expresión de los gobiernos de las 32 entidades federativas del país. El total de periodistas asesinados en México desde el año 2000, sin contar a Rodríguez, es de 123, según registros de la CNDH.

Fuente: Clarín 

Deja un comentario