Atentado mortal exhibe fragilidad del proceso de paz colombiano

Una bomba explotó en un shopping de Bogotá. Tres fallecidos y nueve heridos. Ninguna guerrilla se atribuyó el hecho, pero crece la tensión en medio de las negociaciones.

Un atentado terrorista que dejó tres mujeres muertas y nueve heridos en un centro comercial de Bogotá revivió los temores sobre posibles complicaciones en el proceso de paz que el Gobierno lleva con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y otros grupos guerrilleros.

El ataque fue perpetrado con explosivos en el baño femenino de un shopping ubicado en un elegante sector del norte de Bogotá, que estaba lleno de compradores por la víspera de la celebración del Día del Padre en ese país.

Según las primeras investigaciones, las cámaras de seguridad captaron la imagen de un hombre que salió corriendo del baño poco antes de que ocurriera la explosión. Las autoridades colombianas manejan tres hipótesis sobre la autoría del hecho, pero por ahora se mantendrán en silencio para no afectar la investigación.

“En muchas ocasiones las investigaciones han fracasado por dar información que no se debe dar. Las únicas entidades autorizadas para dar información son la Fiscalía General y la Policía Nacional”, dijo el presidente Juan Manuel Santos.

ELN rechaza acusación

Las primeras miradas apuntaron al Ejército de Liberación Nacional (ELN), grupo guerrillero que en las últimas semanas intensificó sus ataques, en medio de la negociación de un acuerdo de paz que protagoniza desde febrero en Ecuador con el Gobierno colombiano.

Pero el ELN, acusado por el Ejército de cometer el sábado un atentado con explosivos contra un oleoducto en el noreste del país, se apresuró a repudiar el ataque en Bogotá y a pedir “seriedad” a quienes lo vinculan con lo ocurrido en el centro comercial.

El más reciente atentado que había causado impacto en Bogotá ocurrió el pasado 18 de febrero, cuando un petardo mató a un policía y causó heridas a otros 25 uniformados. Pocos días después el ELN se atribuyó el ataque.

El grupo guerrillero señaló en mensajes que se ha atribuido ataques contra la fuerza pública en el marco del conflicto armado que empezó en 1964, pero que no atenta contra la población civil, en referencia a lo sucedido en el centro comercial Andino de Bogotá.

Las Farc se solidarizan

El atentado ocurrió a pocos días de que las Farc terminaran de entregar sus armas a la ONU y cuando aún hay resabios minúsculos de activistas de esa guerrilla que no concuerdan con el pacto rubricado en La Habana el año pasado.

Para evitar complicar el cronograma de desarme que concluye este mes, el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, expresó solidaridad con las víctimas y dijo que el atentado “sólo puede venir de quienes quieren cerrar los caminos de la paz y la reconciliación”


 

Deja un comentario