Autorizan interrogatorio a Temer, pero le evitan la foto

La Corte Suprema de Brasil le permite a la Policía Federal tomarle indagatoria por sospechas de corrupción en su contra. Sin embargo, no deberá concurrir en persona y podrá hacer el descargo por escrito.

La Corte Suprema de Brasil autorizó a la Policía Federal a interrogar al presidente del país, Michel Temer, por las sospechas de corrupción que pesan en su contra. Fue el propio tribunal el que informó la novedad.

Temer es investigado por el 
Supremo por la sospecha de que pudo haber incurrido en los delitos de corrupción pasiva, obstrucción a la Justicia y asociación ilícita.

El mandatario no será obligado a presentarse en la Policía ni a recibirla, sino que el interrogatorio podrá ser enviado por escrito y respondido de la misma forma por el presidente, quien en ese caso debería hacerlo en un plazo de 24 horas.

El tribunal no fijó una fecha para la declaratoria, que estará centrada sobre todo en unos polémicos audios entregados al tribunal por Joesley Batista, dueño de la empresa JBS y quien ha firmado un acuerdo de cooperación judicial sobre asuntos de corrupción para disminuir sus potenciales penas.Ese audio fue grabado por 
el propio Batista en una reunión que tuvo con Temer en la residencia oficial de la Presidencia, la cual fue admitida por el mandatario, aunque negó que lo tratado pueda involucrarlo en algún hecho ilícito.

No obstante, en la conversación Batista relata diversas maniobras ilegales que realizaba en favor de su empresa, tanto con el Poder Judicial como con algunos ministros, frente al silencio de Temer, quien por momentos hasta llega a consentir lo que escucha.

Batista y otros directivos de JBS –investigados en el marco de la trama corrupta que operó en la estatal Petrobras– también confesaron que sobornaron al actual presidente desde 2010 a cambio de “favores” hechos desde el poder, y que en los últimos años financiaron de forma ilegal la actividad de 1.829 políticos de 28 partidos.

Esas revelaciones, pese a haber sido desmentidas en forma tajante por Temer, han generado una creciente ola de indignación. Toda la oposición y algunos sectores del oficialismo exigen desde hace casi dos semanas la “renuncia inmediata” del gobernante.

Cada vez más solo

Temer sufrió otro desplante de un miembro de su partido. Osmar Serraglio se negó a asumir el Ministerio de la Transparencia tras haber sido sustituido en el Ministerio de Justicia, donde debió enfrentar vinculaciones con el escándalo de la carne contaminada. Serraglio dijo que volverá a su banca de diputado.

Advertencia. El titular del Tribunal Superior Electoral, Gilmar Mendes, advirtió a Michel Temer que esa corte judicial “no es un juguete del gobierno”. Lo dijo por la jugada de Temer de cambiar al ministro de Justicia cuando faltan siete días para la votación de un veredicto que podría anular el mandato del jefe del Estado.


 

Deja un comentario