Bachelet promulgó la primera etapa de la reforma educativa en Chile

La Ley de Inclusión Escolar avanza hacia la gratuidad de la enseñanza. El estudiantado lo considera insuficiente y mantiene sus reclamos.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, promulgó la Ley de Inclusión Escolar, que termina con el lucro, la selección y el copago en los colegios que reciben financiación pública, el primer proyecto de la profunda reforma educativa que impulsa su gobierno, pero que es considerada insuficiente por el estudiantado, que mantiene sus movilizaciones callejeras.

La nueva normativa entrará en vigencia el 1º de enero de 2016 y afectará a los centros de educación básica y secundaria públicos y a los privados que reciben financiación estatal.

“Podemos decir con orgullo que tendremos una educación sin lucro, donde se terminarán las discriminaciones a los niños y el copago dejará de ser una carga para las familias”, expresó Bachelet durante la ceremonia de promulgación de la ley.

Sobre el tema de los beneficios económicos, la nueva legislación establece que las sociedades que controlen colegios y opten por recibir fondos públicos –como ocurre con los centro privados subvencionados– deberán constituirse como sociedades sin ánimo de lucro.

En el caso de la educación provista por el Estado, se fortalecerá con un fondo de unos 405 millones de dólares anuales desde 2016 hasta 2019.

Bachelet explicó que a partir del año que viene disminuirá la carga financiera de las familias porque el Estado se hará cargo del monto que actualmente pagan en los colegios privados subvencionados.

En cuanto a la selección, a partir de 2017 se transitará hacia un nuevo sistema de admisión en los colegios que reciben aportes estatales con el objetivo de evitar discriminaciones arbitrarias.

De este modo, si hay el mismo número de postulantes y vacantes en un colegio, todos los estudiantes podrán ingresar; pero si no es así los establecimientos usarán un sistema aleatorio que asegure que no hay selección arbitraria.

El ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, aseguró que esta ley “marca un antes y un después para la historia de Chile” y es uno de los proyectos más relevantes que se han discutido en los últimos años.

La Ley de Inclusión Escolar es la primera parte de la gran reforma educativa que quiere impulsar Bachelet y que en los próximas etapas se centrará en la enseñanza universitaria.

La mandataria condenó los hechos de violencia ocurridos el jueves. “¿Qué tiene que ver la demanda legítima de los estudiantes y sus familias por una mejor educación, con la violencia, saqueos y actos de destrucción de la ciudad?”, cuestionó enérgicamente la mandataria.

Deja un comentario