Cánepa fue el más elegido y hubo una sorpresa en el PJ

El candidato de Un Cambio para Salta sacó el 10% del total de los votos.

Ayer fue la primera elección que afrontó Gustavo Sáenz como intendente de la ciudad de Salta. Una primera lectura señala que su candidato Matías Cánepa (Un Cambio para Salta) fue el más votado, obteniendo el 10 por ciento (unos 25.444 votos).

El partido que tenía la interna más furiosa era el Partido Justicialista, donde competían 17 listas. En los resultados hubo una sorpresa, ya que la ganó Ernesto Alvarado, de la lista “Trabajo y Lealtad”. El líder taxista obtuvo 3.850 votos en la contienda partidaria y dejó en segundo lugar al Arnaldo Ramos, hijo del histórico dirigente Abel Ramos, que consiguió 3.850 sufragios. Todas las listas de este partido juntaron en total 34.802.

En tanto, el Partido de la Victoria que tuvo una interna con 6 listas obtuvo el tercer lugar como fuerza más votada. En total cosechó 24.448 votos. En ese partido la actual concejal y que aspira a un nuevo mandato Lihue Figueroa salió victoriosa.

El Partido Radical fue la cuarta fuerza más votada, con 21.174. Allí fueron cuatro las listas que compitieron y el ganador fue Raúl Córdoba, quien juntó 8.727 voluntades.

David Leiva, quien llegó al Concejo Deliberante por el Partido de la Victoria, ahora se fue del partido y compitió por Memoria y Movilización Social. El cantante tropical cosechó 20.009 votos.

Alberto Castillo, el representante del PRO, que busca su reelección, obtuvo 19.600 sufragios, lo que lo coloca en una buena posición, de cara a octubre.

El Partido Obrero, que actualmente tiene tres bancas, apenas estaría consiguiendo los votos para retener una de las bancas.

Proyección

Si en octubre se repiten los resultados que se obtuvieron en las PASO de ayer, de acuerdo a la distribución de bancas con el sistema D’Hont, el Concejo quedaría conformado de la siguiente manera: cuatro bancas para el PJ, tres para Un Cambio para Salta, tres para el Partido de la Victoria, dos para la UCR, dos para Memoria y Movilización, dos para el PRO, una para Salta Somos Todos, una para el Partido Obrero, una para el Frente Plural, una para el Frente Salteño y una para Felicidad.

Si se tienen en cuenta los partidos que formaron el Frente Unidad y Renovación, alineados con el gobernador Urtubey, sumarían 9 concejales luego de diciembre próximo. Los partidos cercanos al intendente Sáenz también juntarían 8 ediles. Con su única banca, el Partido Obrero quedaría en soledad y el Partido de la Victoria sería el árbitro con tres votos.

Los rezagados

Entre los que obtuvieron pocos votos se destacan Bruno Masciarelli, de Pares; Rodrigo Monzo, de Primero Salta; Gastón Galíndez, que dejó el PJ para competir en PAIS; Ayelén Sagárnaga, del MST, y Guillermo López Mirau, del partido Cultura Educación y Trabajo.

“Confianza”

Aunque fue una primaria, la elección de ayer lo dejó más que conforme al candidato a concejal por Un cambio para Salta Matías Cánepa. “Fue una elección muy buena para nosotros. Marca la confianza que se tiene en tratar de continuar este proceso de cambio que vive la ciudad con Gustavo Sáenz”, dijo. Y agregó que este voto significa un mayor compromiso.

Deja un comentario