Casas Coloniales en calle Florida, cada vez peor

El arquitecto, Martin Mendioroz, mantuvo diálogo con Juan Carlos Romero para hablar sobre la situación arquitectónica de la ciudad de Salta. Mendioroz fue quien dió a conocer las fotos del interior de las casonas coloniales derribadas por parte de la municipalidad y realizó la denuncia.

 

Haciendo una referencia inicial el arquitecto explicó lo que es el valor arquitectónico de las casonas coloniales ubicadas en calle Florida 86 y 62.  La propiedad pertenece al estilo neobarroco italiano, que se origina en Europa en aproximadamente el año 1600. El mismo tiene 3 etapas (primitivo, maduro y el tardío).

Las casas destruidas por parte de la municipalidad fueron construidas en 1898, y pertenecían a Adelaida Ovejero, quien fue la mujer que realizo la primera corona para el Señor del Milagro y su hermana hizo la de la Virgen, lo que indica que las casas tiene  un valor histórico.

“Si uno hace un relevamiento integral del neobarroco italiano en Salta, la expresión más autentica y más amplia es esta casa ubicada en Florida 86 y Florida 62” Expresó el Martin Mendioroz.

En las dos casas funcionaba la municipalidad, en la de Florida 62 se encontraba la parte de la intendencia.  Estas casas terminaron en manos privadas y hubo un primer hecho donde se destaco, porque se sospechó y se hizo una denuncia que la hizo en ese momento el concejal Saravia por la sobrevaluación del bien que se entregaba para hacer la ciudad municipal y se valuaba en 23 millones de pesos,  estas dos propiedades dos propiedades sumaban más que el valor de la propiedad que entregaban fueron “subvaluadas”  a la mitad.

“Siendo bien concreto, en ese momento las dos propiedades tazadas por la cámara inmobiliaria salteña valían alrededor de los 8 millones y medio de dólares” agregó Martín Mendioroz.

“El COPAUS tiene la finalidad de que se le presenten casos de los edificios de categoría arquitectónica documentaciones, proyectos y se debería acompañar los estudios de restauración” manifestó Mendiaroz.

FLORIDA

Deja un comentario