image_content_7982620_20170112090943

Caso Maldonado: el Gobierno confirmó que se investiga el accionar de 7 gendarmes

“Nosotros tomamos una decisión que fue la más difícil y la más criticada por los que fácilmente critican, que es no separar a los gendarmes porque pensamos que, primero, tenemos que cuidar a los que nos cuidan”, dijo Bullrich.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, confirmó que el gobierno aportó datos al juez federal de Esquel, Guido Otranto, sobre el accionar de siete gendarmes que formaron parte del operativo de desalojo que se produjo el 1 de agosto, día en que desapareció Santiago Maldonado. 

“Comenzamos nuestra investigación primero analizando el accionar de todos los gendarmes que estuvieron, pero muchos estuvieron lejos del predio del RAM. Y hubo 31 que entraron. Y estos siete son el foco de los que estuvieron más cerca del río, que son los que vieron. Esas declaraciones nos parece que son las más importantes y son una parte de las que le llevamos al juez Otranto”, señaló anoche la funcionaria en declaraciones a Canal 13.

Según la ministra, “el trabajo es sobre aquel que estuvo más cerca, que puede dar una información más certera”, aunque aclaró que “se está haciendo un seguimiento sobre todos y cada uno de los gendarmes”.

Bullrich detalló que desde que ocurrieron los hechos, “se los interrogó tres veces a todos los que estuvieron, y después, a los que estuvieron más cerca del río se hizo un trabajo especial, profundo y duro”.Según la funcionaria, el trabajo fue “tan duro que nos criticó la propia Procuración”, pero resaltó que “es importante y necesario que salga la verdad”.

Consultada sobre por qué el gobierno decidió hacer una investigación interna antes de dar lugar a la Justicia, Bullrich dijo que existe “una Dirección de Violencia Institucional” y que “la Gendarmería tiene un procedimiento administrativo que tiene que hacer”.

“Nosotros tomamos una decisión que fue la más difícil y la más criticada por los que fácilmente critican, que es no separar a los gendarmes porque pensamos que, primero, tenemos que cuidar a los que nos cuidan. No separarlos implicaba trabajar muy profundamente sobre qué hizo cada uno, llegar hasta su declaración más simple”, resaltó. Por último, reveló que “los teléfonos de todos los gendarmes están secuestrados desde el principio”.

Por primera vez, habló públicamente el juez del caso de Santiago Maldonado

Guido Otranto dijo que los mapuches no los dejaron entrar al “territorio sagrado” porque no tenían “posibilidad de imponerse físicamente”. Que hasta la fecha, sólo dos personas sitúan a Maldonado en el lugar del operativo. Y que espera los ADN de las muestras recolectadas en los vehículos de Gendarmería.

Por primera vez, el juez de la causa por la desaparición de Santiago Maldonado habló públicamente y en una conferencia de prensa. Guido Otranto dialogó con la prensa en Esquel y dejó algunos datos sobre el trabajo de la Justicia Federal en la búsqueda del joven artesano y tatuador.

En Esquel, Otranto habló luego de una reunión que mantuvo con funcionarios del Gobierno Nacional. Lo hizo por primera vez ante la prensa y aseguró en la causa, hasta ahora, son sólo dos personas las que dicen haber visto a Maldonado en el lugar del operativo del 1° de agosto.

Además, que espera los resultados de los estudios de ADN (sobre las muestras recolectadas en los vehículos de Gendarmería) para determinar los próximos pasos a seguir.

Por otra parte, explicó por qué no ingresó al territorio sagrado el día del primer rastrillaje. “No había posibilidad de imponerse físicamente”, detalló, en referencia a la resistencia de los mapuches.

Las frases más destacadas

“(Este domingo) vino el secretario de Cooperación con el Poder Judicial. Trajo actuaciones internas de Gendarmería, que considera que son de relevancia en la acción de habeas corpus, y que mañana se pondrán a disposición de las partes. Son los testimonios de todos los gendarmes que participaron en el operativo. Son los testimonios que prestaron en el sumario interno”.

ADN

“Es escencial tener el resultado de los ADN para ver en qué situación están (los gendarmes). Esta semana deberían estar los resultados. Es lo que se encontró en cada vehículo y en la vivienda en la que vivía Santiago, y la ropa que nos aportaron que sería de él”.

¿Hubo lavado de camionetas?

“Va a quedar a evaluación de cada una las partes. Yo entiendo que no. De hecho está muy claro en todos los peritajes que están llenas de cosas las camionetas. La complejidad del peritaje tiene que ver con la cantidad de muestras biológicas que se tuvieron que analizar”.

Declaraciones

“(Los gendarmes) declararon en la causa por el corte de ruta, como es de rutina en ese tipo de procedimientos. Vienen a dar explicaciones sobre cómo se realizó el procedimiento. Pero no sobre la situación que tiene que ver con la desaparición de Santiago Maldonado. En todo caso, lo deberán hacer frente a todas las partes”.

¿Hubo contradicciones entre jefes de Gendarmería?

“No, porque no declararon sobre la situación de Santiago Maldonado. Y hoy lo que tiene valor es lo que está en la causa por el habeas corpus“.

Dos testigos

“(Los que sitúan a Maldonado en el lugar) son dos personas de la comunidad. No hubo otro testimonios”.

Binoculares

“No se encontraron (binoculares) en el procedimiento del 1 de agosto. Sólo fue una referencia de un testigo que vio con binoculares la situación”.

El testimonio de Matías Santana

“No puedo hacer una valoración previa. Cuando se analice toda la prueba, se va a convocar a una audiencia con las partes. Y las partes van a alegar sobre esa prueba. Y después yo voy a resolver”.

Testimoniales

“La posibilidad de que declaren (los gendarmes) testimonialmente es en el habeas corpus. Si llegaran a quedar imputados va a depender del requerimiento que haga la fiscal en la causa que instruye ella, que es por desaparición forzada”.

¿Hay elementos para mantener una “desaparición forzada”?

“Hace falta que vengan todos los testigos presenciales que habrían visto el momento de la captura. En particular, todos los que estaban participando de la huida, del momento en el que se iban corriendo de Gendarmería”.

Rastrillajes

“Continuarán mañana (por el lunes). Se trató el tema de reforzar al personal que participa. Es río abajo, por la extensión del río Chubut”.

Tierra sagrada

“Quiero aclarar que, cuando no se pasó del otro lado del río no fue por una cuestión de respeto a una tierra sagrada, sino que no había posibilidad de pasar porque no había posibilidad de imponerse físicamente. En ese momento, había un policía con un perro… Nada más. Yo no estaba. No se pasó porque ellos (los mapuches) decidieron que no se pasaba”.

El primer rastrillaje

“Al primer rastrillaje fui yo solo, en mi auto particular. El día 5 (de agosto). Me tuve que ir porque conmigo la situación se puso un poquito áspera, porque me reprochaban haber ordenado el despeje de la ruta. Quedó el personal de rastreo de canes. No nos podíamos imponer físicamente”.

El olor del 16

“En el rastrillaje del 16 de agosto no hizo falta (cruzar el río) porque los rastros de olor que seguimos en ese momento no nos conducían al otro lado. El 16 el olor que podría haber quedado del 1° ya no estaba”.

¿No entraron al territorio?

“Ya estuvimos en el territorio (sagrado)”.

Impedimientos de los mapuches

“Para mí era esencial, en el primer momento del hecho, ir a ver bien cómo había sido el rastro de olor, si había alguna huella de sangre en el lugar donde por última vez lo habían visto a Santiago… Bueno, no se pudo”.

¿Volver a rastrillar el lugar?

“Ya está. Por lo menos el rastro de olor ya se fue”.

La orden judicial

“Si es válida (la orden dada el 31 de desalojar la ruta) lo tendré que decidir. Lo que digo es que mi orden fue intimar a las personas que estaban cortando la ruta que se tenían que retirar al costado. Que se podían seguir manifestando, pero de manera pacífica. Y le recordé al jefe del escuadrón 35, que en caso de violencia en la vía pública que él tiene facultades autónomas, previstas por la ley, para proceder a la detención”.

¿Se grabó el operativo?

“El operativo del 1° (de agosto) se grabó hasta el momento en que un gendarme recibe un piedrazo, y a partir de ahí la persona que estaba grabando lo asiste. Y por eso se corta. Yo recomiendo que graben todo”.

Nocetti

“No tengo previsto citar a (Pablo) Nocetti. Estuvo en Esquel. Esa tarde estuvo conmigo, evaluando toda la situación. Pero no tengo previsto citarlo. Creo que no (coordinó el operativo). No sé qué habrán coordinado a nivel político en la reunión del 31 (de julio). En la reunión que tuve con Nocetti acá, me reconfirmó lo que me había dicho por teléfono: que la Gendarmería o la fuerzas de seguridad provincial iban a actuar por iniciativa propia cada vez que hubiese un corte de ruta con violencia”.