Cerró el escrutinio en 95% y Provincia queda con empate técnico entre Bullrich y Cristina

La elección en provincia de Buenos Aires se vive voto a voto. Si bien al inicio de escrutinio se marcó una buena diferencia entre Cambiemos y Unidad Ciudadano que llegó a rozar el 6%, en la madrugada de este lunes la brecha se extinguió hasta alcanzar el empate técnico. Con el 95,68% del padrón escrutado, el candidato por el oficialismo Esteban Bullrich marca 34,19% de los votos y Cristina de Kirchner suma 34,11% con un final abierto.

Esta mañana, la carga de datos quedó congelada en el 95,68% y según informó el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, el resultado final estará en el escrutinio definitivo. Muchos de los distritos en los que falta contabilizar votos son de las zonas donde más ventaja obtuvo Cristina de Kirchner, por lo que la diferencia de 0,08% en favor de Bullrich podría diluirse. 

Al momento de finalizado el conteo, Bullrich obtuvo 3.046.110 votos contra los 3.039.195 de Cristina de Kirchner. Es decir, apenas 6.915 votos.

Alrededor de las 03.53, la expresidente y candidata, Cristina de Kirchner, subió al escenario del búnker montado en el Club Arsenal y tildó de “bochorno” la demora en el escrutinio provisional y se adjudicó la victoria: “El resultado de la provincia de Buenos Aires es que hemos ganado las elecciones con Unidad Ciudadana”. Desde el búnker del Unidad Ciudadana desde las 23 adelantaban que el final que aparecía en pantalla no era el definitivo, pasada la medianoche denunciaron que “el gobierno secuestró los votos” para que hablara el presidente Macri sobre el triunfo en Provincia.

En tanto, en el tercer lugar quedó finalmente Sergio Massa por 1País con el 15,53% de los votos, seguido por Florencio Randazzo con 5,90% por el Frente Justicialista y Néstor Pitrola con 3,38% por el Frente de Izquierda. Con estos guarismos, de las 15 fuerzas políticas que se presentaron a la PASO sólo estas cinco superaban el piso del 1,5% que les permite participar de la elección general en octubre.

La importancia de la Provincia radica en que suma el mayor capital político del país pues los candidatos elegidos buscarán en octubre 3 bancas en el Senado y 35 en Diputados. La victoria del oficialismo se registró en casi la mitad del país y se replicó en las secciones electorales bonaerenses salvo en la tercera, tradicional bastión peronista.

En tanto, para diputados nacionales, la diferencia del oficialismo se ampliaba a más de 2 puntos, con la nómina que encabezan Graciela Ocaña y Héctor “Toty” Flores, que alcanzaba un 34,58%; frente al kirchnerismo, cuya lista encabeza Fernanda Vallejos, que llegaba a un 32,37%.

En tanto, el massismo, con Felipe Solá a la cabeza, sumaba un 14,78%; y el randazzismo, con la grilla que encabeza el intendente de Bolívar, Eduardo Bucca, llegaba al 5,59% y el FIT que encabeza Nicolás del Caño al 3,62%.

Pasadas las 21.30 desde el búnker de Cambiemos en Costa Salguero salieron a escena los principales candidatos por Buenos Aires. La primera en tomar la palabra fue la primera candidata a Diputados Graciela Ocaña quien adelantó que desde este lunes volverá a recorrer las calles para pedir el voto.

Luego fue el turno del candidato principal, Esteban Bullrich quien en un breve discurso habló sobre la importancia en de la educación para transformar a la Provincia y lanzó desafiante: “En Provincia los que empiezan a asustarse son los corruptos y mafiosos”.

El cierre estuvo a cargo de la gobernadora, María Eugenia Vidal, la principal protagonista de la campaña que saboreó el resultado como propio. “Hemos hecho una gran elección”, dijo y reiteró parte de su discurso de triunfo de 2015 “estoy sin palabras repitió”. Luego pidió el voto de los que no los acompañaron y lanzó duras críticas al kichnerismo y los tildó de socios de las mafias y el narcotráfico.

Desde temprano la atención estuvo entre Bullrich y Cristina por lo que con el correr de las horas el resto de los candidatos salieron a saludar a los vencedores. El primero fue Florencio Randazzo del Frente Justicialista quien aseguró: “No vinimos a ocupar un espacio para una elección, sino a poner de pie al peronismo”.

Por su parte, Sergio Massa el candidato de 1País, apareció en su búnker de campaña de Tigre después que hablara el oficialismo. Saludó a Cambiemos y salió a buscar el apoyo de la oposición. “Estamos muy agradecidos con los casi 2 millones de bonaerenses que nos eligieron”, aseguró al iniciar su discurso el tigrense.

Los precandidatos a senadores y diputados nacionales del oficialismo se imponían esta noche en 7 de las 8 secciones electorales en que se divide políticamente la provincia, mientras que los postulantes de Unidad Ciudadana ganaban en la Tercera, la más populosa que incluye a partidos como La Matanza, Lomas de Zamora y Lanús, por un 39,54% frente al 30,20% de Cambiemos, escrutado el 68% de las mesas.

Los comicios en la provincia de Buenos Aires se desarrollaron con normalidad, más allá de dos amenazas de bomba que se registraron en colegios de Mar del Plata y Bahía Blanca, por los cuales se debió suspender la votación por un lapso de 20 minutos hasta que la brigada antiexplosivos corroboró que no existía peligro alguno.

El secretario electoral bonaerense, Leandro Luppi, el 76% de los casi 13 millones de bonaerenses habilitados concurrió a las 35.589 mesas que se abrieron en las 5.177 escuelas que fueron designadas en los 135 municipios que componen la provincia de Buenos Aires.

•LA CUARTA PASO DE LA ARGENTINA 

La jornada electoral se llevó a cabo con normalidad, con las clásicas denuncias de faltantes de boletas. Desde las 8 a las 18 unos 33.104.626 millones de argentinos pudieron sufragar. Según el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, la participación estuvo “alrededor del 74% del electorado”, además señaló que fue “una jornada tranquila y en paz”. La participación podría caracterizarse como promedio pues en las PASO anteriores las asistencia a las urnas fue de 72% en 2015 y de 76% en 2013.

La empresa encargada del sistema informático utilizado para el escrutinio provisional es la española Indra, que este jueves sufrió la explosión de un paquete bomba en sus oficinas de Puerto Madero y que no reportó problemas durante la jornada de votación y de recolección de datos.

Desde temprano, los espacios políticos liderados por Cristina de Kirchner, Sergio Massa, Nicolás del Caño y Florencio Randazzo denunciaron ante la prensa que sus boletas no habían llegado a todas las escuelas de la provincia de Buenos Aires o habían desaparecido de los cuartos oscuros.


 

Deja un comentario