Chocobar tenía pedido de captura antes del femicidio

El Día de la Primavera, el joven de 23 años estaba en el camping del dique Cabra Corral, lugar donde mataron a Cintia Tapia. Fuentes investigativas señalaron que la joven no fue violada.

Un delincuente andaba suelto entre los salteños. Ramón Ángel Chocobar, de 23 años, tenía antecedentes delictivos y ahora es sospechado de matar a Cintia Tapia de 25 años. Era buscado por la Policía de Salta por daños a la propiedad. Un robo cometido en Coronel Moldes abrió una causa y desde el Juzgado interviniente mandaron a buscar al sujeto quien ya estaba detenido por el atroz femicidio de la joven de 25 años.

Ramón Chocobar fue imputado el viernes por el delito de “homicidio calificado por femicidio, alevosía y criminis causa, a cargo de la imputación estuvo el doctor Ramiro Ramos Ossorio, de la Fiscalía Penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas. Frente al letrado, el imputado habría incurrido en contradicciones al momento de tener que señalar quién fue el autor del terrible crimen, dado que minutos antes había negado dicha acusación. Quedó detenido.

Si bien posee varios cargos penales en su contra por atentar contra la propiedad, el joven gozaba de la libertad en la ciudad de Salta. Su último delito lo habría cometido la noche del jueves 21 de septiembre, cuando junto a un grupo de amigos se apartó con Cintia Tapia, totalmente borracho y drogado, e intentó abusar de ella. Podría ser que, tras la negativa, sea quien la masacró a golpes hasta desfigurarla y matarla.

En su red social Facebook, el femicida expone por un lado la ironía de pedir “justicia” por la muerte de Paola Álvarez. “Solo justicia pedimos, y si los polizontes no hacen nada solo nos queda hacer justicia por mano propia. Así de una, porque esto no debe quedar así, no queremos que siga pasando esto, como le paso a Paola. Q.E.D.P. Paola”, reza el mensaje de un auténtico femicida.

En otro de sus mensajes en las redes, Ramón expone su impulso asesino sin importar las consecuencias. “Listo, te lo advertí y no me quisiste creer. Vos sabes bien que el diablo nunca duerme, ese gato va a caer solo con un cuetazo, y no me voy a arrepentir de nada. Pinto la locura guachita traidoraaaa jajajaja”, es lo que publicó el imputado el 6 de septiembre de este año en su cuenta personal.

Las amenazas

El viernes 22, la abuela del ahora acusado de homicidio calificado radicó una denuncia por temor a represalias en su contra, se había enterado que un grupo del barrio Unión había decidido quemar su casa.

Según la denuncia, el nieto de la mujer le contó que integrantes del grupo Espacio Verde, habían planificado que después del entierro de Tapia se acercarían a la casa de su abuela y la “quemarían”. Según señaló: “Iban a matar a cualquiera que se encuentre en el camino” sin importar los familiares. La señora resalta que los hombres de esa banda “son peligrosos”.

A modo de antecedentes, la abuela de Chocobar, identificada como Marta García, sostuvo que los integrantes de esa banda ya habían quemado la casa de un vecino, por lo expuesto solicitó seguridad en su vivienda donde conviven nueve personas, de los cuales cinco son menores de edad.

Cintia no fue violada

Fuentes investigativas sostuvieron que Cintia Tapia, de 25 años, quien fue ultimada el jueves 21 del corriente mes, no fue violada previo a su horrible final.  Según la misma fuente, Chocobar estaba borracho y drogado.

El Tribuno Salta


 

 

Deja un comentario