Hasta el jueves 28 no habrá atención en los bancos

 Al feriado nacional por el 25 de Mayo se le suma un paro de 48 horas por parte de los empleados bancarios.

El paro es por el estancamiento de las negociaciones paritarias que emprende el secretario general del gremio, Sergio Palazzo, con las cámaras empresarias.

 Los trabajadores reclaman un aumento superior al 30%, un pedido que no tiene la venia del Gobierno y que las entidades no están dispuestas a ceder.
En declaraciones a la prensa, Palazzo responsabilizó a los empresarios por la posible falta de dinero en los cajeros automáticos durante estos días.
El faltante de efectivo en los cajeros automáticos puede ser una realidad la semana próxima, al menos a partir de lunes y durante las restantes 48 horas del paro bancario ya anunciado por falta de acuerdo en la paritaria.
La inflación que exige cada vez más billetes para la vida cotidiana y la insólita negativa del Gobierno a emitir moneda por encima de $100 ya obliga a las empresas de caudales a cargar más de una vez por día los cajeros.
Con tres días seguidos sin bancos pero dos de ellos, con el resto de la actividad económica a pleno (martes y miércoles), la provisión de moneda en algunos puntos del país, especialmente en los centros urbanos, entra en zona de riesgo.
La solución de cargar de más, por las dudas, ya no alcanza porque el espacio para los billetes es limitado.
Hoy, los primeros días del mes, cuando las empresas pagan los sueldos, los cajeros automáticos no dan abasto: los cargan a la mañana temprano y a las cuatro horas los $ 800.000 que entran como máximo desaparecen.
Claro que, para llegar a ese monto, deben poner solo billetes de $100, ya que entran 2.000 billetes en cada una de las cuatro gavetas.
A la madrugada
Por lo general, los camiones de caudales llenan una parte de los cajeros de madrugada, entre la medianoche y las seis de la mañana. Los días de mucha demanda, como son los fines de semana y fuera del horario bancario en shoppings, supermercados y estaciones de servicio deben hacer una segunda visita para reponer el stock durante el día que sería imposible por la medida de fuerza que se pega a un fin de semana largo.
La cuenta es simple: con solo 400 transacciones de $ 2.000 el cajero ya se vacía.
El promedio de extracción está en torno a los $ 1.500 y ayuda esta vez que el paro no es a principios de mes cuando la extracción de dinero es mucho mayor.

 

Deja un comentario