Comerciantes temen la venta ilegal de pirotecnia sin ruido

Aseguran que vecinos “importarán” ilegalmente fuegos artificiales de pueblos aledaños. Exigen reglas claras para vender.

La ordenanza fue aprobada por el Concejo Deliberante local en el mes de junio pasado y establece la prohibición del uso de pirotecnia con ruido en la jurisdicción de la ciudad rosarina. Fue apoyada la norma por grupos de proteccionistas de animales, pero surgieron dudas de comerciantes sobre el control y la homologación de cada producto para saber qué artificio tiene exceso en su sonorización.

“Hicieron una prueba sin ningún tipo de equipo. Fue a simple vista y a razón de cómo impactaba a nuestros oídos al momento de estallar los fuegos artificiales. Solo fue eso. En otros lugares con este tipo de ordenanza se reglamenta el tipo artificio prohibido de acuerdo a la expansión de su estruendo. Acá fue todo improvisado”, contó molesto Omar Ábalos, uno de los comerciantes que reclama por reglas claras para todos.

El detalle significativo que nadie tuvo en cuenta es que en las localidades aledañas a Rosario de Lerma no hay normas que prohíban el uso de pirotecnia sin ruido. El temor de los comerciantes es la venta ilegal e importación de localidades vecinas de los fuegos artificiales con ruidos, que en la realidad son los más buscados para las fiestas de fin de año.

“Entiendo que durante el año se debe prohibir el uso excesivo. Pero para las fiestas de Navidad y, sobre todo, de Año Nuevo, cómo se controlará el uso y la venta que llega de localidades cercanas”, resaltó Ábalos. Los comerciantes pretenden que el nuevo Concejo Deliberante reglamente la ordenanza con un listado de los productos que realmente son prohibidos por su excesivo estruendo, con medidas impuestas por un aparato que mida la sonorización. “Cómo vamos a saber si una cañita voladora que explota en el aire es tan ruidosa como un petardo. Realmente no se sabe el rango de sonido que se expande en el aire. No se hizo una clasificación determinada”.

“Prohibir -agregó- el uso de los artefactos explosivos, como morteros y bombas de estruendo, es complicado controlarlo. Quién asegura que un vecino lo compre en Quijano, donde está permitido y lo arroje en Rosario de Lerma. ¿A quién van a sancionar?”

Ábalos presentó un pedido en el Concejo Deliberante de esta ciudad a los fines de que se realicen pruebas con sonómetros certificadas y que se confeccione una lista de los productos que no estarán permitidos para su uso y venta.

“Increíblemente ya tenemos el permiso de venta de pirotecnia, pero todavía no sabemos que podemos vender. Arriesgamos nuestro capital en estos productos, sin tener la certeza de qué producto nos dejarán vender”. Se estima que son diez los comercios que realizan año a año la venta a granel de la pirotecnia. La mayoría cuenta con los permisos actuales. El dilema es saber qué artificios pueden vender.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*