ases

Comienza el juicio por el crimen del enfermero

Franco Corvalán, único imputado, será juzgado por homicidio calificado criminis causae.

El juicio por el crimen del enfermero Federico Leopoldo Núñez arranca hoy y se extenderá hasta el 24.

El juez Guillermo Pereyra, vocal de la Sala VI del Tribunal de Juicio, tendrá a su cargo la audiencia unipersonal en la causa seguida contra Franco Jonathan Corvalán (28), imputado por el homicidio calificado criminis causae en perjuicio de Núñez.

La audiencia de debate tendrá lugar en el Salón de Grandes Juicios.

Por el Ministerio Público intervendrá el fiscal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas 2, Pablo Paz.

La defensa del imputado estará a cargo de Carina Peralta.

En la parte querellante, representando al padre de la víctima, actuarán Gustavo Guanca y Ariel Garnica.

El crimen

El sábado 3 de septiembre de 2016, a las 21, Andrés Moya, de 25 años, se sintió preocupado porque no sabía nada de su tío Leopoldo (36) desde hacía tres días. Decidió ir hasta la casa de él, en el lote 5 de la manzana 16 del Grupo 648 de Castañares.

Apenas llegó a la casa verde supo que algo no estaba bien. La puerta estaba semiabierta, al igual que la ventana del dormitorio de su tío.

Andrés entró a la casa. Su tío estaba tendido en el piso del pasillo que da hacia un baño. Tenía la cara ensangrentada. Había sido brutalmente apuñalado. Todas las habitaciones y el living estaban completamente desordenados. El Renault Mégane verde agua, con vidrios polarizados, propiedad de la víctima, había sido robado. El 19 de septiembre el vehículo apareció en el canchón municipal de la avenida Artigas al 300. Había sido llevado allí entre el 3 y el 6 de septiembre desde la calle Alvarado al 600. En ese lugar, Corvalán, el presunto homicida, había protagonizado un choque con otro vehículo y quedó filmado por cámaras de videovigilancia. De esa forma pudo ser identificado. Fue detenido el 21 de octubre pasado en la provincia de Buenos Aires; tenía en su poder el teléfono celular de la víctima. En la escena del crimen se hallaron huellas digitales y perfil genético suyo.

Núñez trabajaba en la terapia intensiva del hospital Materno Infantil y planeaba viajar a Cancún. Sus familiares y compañeros realizaron varias marchas para pedir justicia por el crimen.