Con 32 chats Gaspar Cinco pretende demostrar que a nadie mató

El viernes, luego de que se impriman los mensajes seleccionados, finalmente declarará.Responderá a todas las preguntas y expondrá sobre lo que él considera fue su responsabilidad.

“Hasta ayer entre 3.128 chats, la mayoría de ellos que hablan de amor, mi cliente Franco Rodrigo Gaspar Cinco ya seleccionó 32, con lo cual pretenderá demostrar cuál es su verdadera responsabilidad en la muerte de su exnovia Alejandra Párraga y su hijo Amir Párraga”, dijo anoche Luis Agero Molina, abogado defensor, a El Tribuno.

Finalmente, tras un largo cabildeo, el acusado del doble crimen declarará sin restricción alguna, como lo había anunciado en su momento, el viernes.

El defensor fue abordado por nuestro medio apenas salió de la Alcaidía, donde se había reunido con su cliente hasta las 17 de ayer.

En ese lugar también se hallaban los dos abogados querellantes de la familia Párraga.

El abogado aseguró que una de las condiciones que había solicitado su cliente para prestar declaración indagatoria fue satisfecha.

El acusado se tomó todo el tiempo del mundo hasta casi hacer desvanecer al fiscal, que en la mañana estuvo en la sala de audiencia de un sonado caso.

Rodrigo Franco Gaspar Cinco apeló a toda su memoria y a su capacidad de lectura para elegir aquellos chats que, según asegura, demostrarían en parte que él solo fue un medio en la oscura trama que segó la vida de madre e hijo.

Su abogado aseguró, además, que la defensa de Gaspar Cinco se ve dificultada por la condena pública de los hechos y la gravedad de los mismos, pero que confía que los chats echen claridad pública y dimensionen los alcances de su verdadera responsabilidad.

“Mi defendido está plenamente seguro de que no mató a nadie”, dijo el abogado.

Luego agregó: “Él pidió la desgrabación de esos chat porque asegura que en esas comunicaciones está la verdad sobre quién verdaderamente pergeñó el atentado contra la vida de Amir Párraga, un bebé de solo dos años, con resultados más gravosos aún, ya que también murió la madre del niño”.

El veneno

Para graficar los hechos, El Tribuno consultó al defensor acerca del origen del veneno en cuestión y Agero Molina respondió: “Ya declaró la propietaria del negocio que le vendió el cianuro de potasio a Gaspar Cinco”.

“Mi defendido me dijo que fue su novia quien le indicó dónde debía comprarlo. Ese chat, que según él está entre los 32 seleccionados, vamos a ver si es así como lo presenta”, dijo.

El abogado agregó, además, que Gaspar Cinco no sabía de los efectos verdaderos del cianuro, y lo graficó diciendo que compró algo así como un kilo.

“El resto lo había arrojado al canal de la calle Coronel Vidt”, aseguró.

“Lo que no sé es quién le preparó la solución que resultó trágica, o sea las proporciones para que el contenido de la botella con la supuesta agua bendita no sea vomitiva o impasable para quien la ingiera”, señaló el abogado.

Luego el defensor expuso; “De la misma manera que relato esto, mi defendido va a explayarse en su defensa, sostenida por las comunicaciones entre ambos. Va a contestar todo lo que se le pregunte y me adelantó que no va a tener filtro”.

“Bueno veremos, él esta convencido de que en los chat está su verdad y yo no los leí o profesionalmente no puedo adelantarle nada, pero de los que yo vi todos hablan de amor y esas cosas de los novios.

Los que él seleccionó hoy (por ayer) están en un pen drive que no se abrirá hasta que se imprima”, dijo.

Esa es su defensa y por lo que él sostiene hasta ahora, nunca se sintió culpable.

El misterio se ahondó aún más y prolongó una declaración muy esperada por los salteños, que aún no salen de su asombro por el crimen de una madre y su pequeño hijo a través de una letal dosis de cianuro de potasio, tóxico utilizado en muchos novelescos crímenes. En ese contexto, el defensor de Gaspar Cinco reflexionó acerca de las horas previas al trágico suceso.

“Todo puede ser, pero lo que está claro es que los novios en todo momento hablan de futuro, pero de ellos dos únicamente”, finalizó.

Fuente diario El Tribuno por Miguel Escalante


 

Deja un comentario