Gobernadores-peronistas-intendentes-PJ-DYN_CLAIMA20160831_0396_4

Con las derrotas de siete gobernadores peronistas, se agita la interna para el 2019

La caída del cordobés Schiaretti erosionó su proyección a nivel nacional. En cambio, se potenció la del salteño Urtubey, uno de los ganadores. La “liga” se debilitaría frente al Gobierno.

Las primarias del domingo no dejaron buenas noticias para el peronismo en varias provincias. No solamente en Buenos Aires, Cristina Kirchner -más allá de la ubicación que termine por asignarle el escrutinio definitivo- parece haber encontrado un techo que pone en duda el liderazgo que imaginaba hacia 2019. La ola de triunfos de Cambiemos se extendió a los principales distritos, y siete gobernadores peronistas sufrieron derrotas de las listas de precandidatos que defendían.

Con las derrotas de siete gobernadores peronistas, se agita la interna para el 2019

El gobernador Juan Manuel Urtubey mira los padrones en Salta, acompañado por su esposa, la actriz Isabel Macedo, en las primarias del domingo pasado. Foto: Mario Quinteros

Este cimbronazo alcanzó a los peronistas Juan Schiaretti (Córdoba); Mario Das Neves (Chubut); Gustavo Bordet (Entre Ríos), Carlos Verna (La Pampa), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego). Si los resultados se confirmasen en octubre, una consecuencia posible es que vieran afectado su poder de negociación con el Gobierno central.

Del otro lado, salieron fortalecidos por triunfos el salteño Juan Manuel Urtubey; además de Juan Manzur (Tucumán), Lucía Corpacci (Catamarca), Gildo Insfrán (Formosa), Sergio Uñac (San Juan), Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Casas (La Rioja).

Uno de los golpes más duros se lo llevó el cordobés Schiaretti, quien buscaba proyección nacional desde la “liga de gobernadores”, como mandatario de la única provincia “grande” que le queda al peronismo. En el distrito que fue decisivo en 2015 para que Mauricio Macri fuera elegido presidente, para diputados Cambiemos le sacó 16 puntos al peronismo que con alternancia entre Schiaretti y José Manuel de la Sota (quien mejor medía del PJ y por motivos nunca del todo aclarados declinó su candidatura), gobierna la provincia desde 1999.

En Chubut, la lista oficialista que responde a Das Neves (Chubut Somos Todos) aventajó por más de un punto a Cambiemos pero quedó segunda ante la sumatoria de seis listas del Frente para la Victoria. Y en Entre Ríos, la boleta encabezada por el radical Atilio Benedetti, apadrinada por el ministro Rogelio Frigerio, le sacó 5 puntos a la del gobernador Bordet.

Más sorpresivas fueron las caídas del PJ en La Pampa y San Luis. La primera es un tradicional bastión que el peronismo gobierna desde 1983; allí el gobernador Verna antes enfrentado hizo esta vez alianza con La Cámpora pampeana, una de las cinco listas que tributaron al PJ, pero no pudo evitar la derrota ante Cambiemos, donde a su vez triunfó el joven diputado macrista Martín Maquieyra sobre los radicales históricos. En San Luis, hubo derrota y por paliza -por primera vez en 32 años- de la dinastía de los hermanos Rodríguez Saá, por una astilla de su propio palo, el ex gobernador Claudio Poggi, quien ahora lleva la divisa de Cambiemos.

Tampoco pudo hacer pie la lista de la fueguina Bertone, que al asumir en 2015 se distanció del kirchnerismo, vencedor el domingo con Martín Pérez, actual diputado y candidato de Cristina Kirchner; en segundo lugar quedó Cambiemos y tercera la boleta de la gobernadora. En Santa Cruz, cuna del kirchnerismo, sumida en una crisis profunda, donde aún no empezaron las clases, el radical Eduardo Costa para senador aplastó a la lista que responde a Alicia Kirchner, a la que sacó 16 puntos de ventaja. La crisis K en Santa Cruz podría ser anticipo de un cambio de signo político en 2019, con la figura de Costa que ya hace dos años perdió la gobernación frente a la ex cuñada presidencial por aplicación de la ley de lemas.

En la vereda de los ganadores se anotaron el salteño Urtubey, que no oculta sus ambiciones presidenciales; el tucumano Manzur con un triunfo aplastante de 22 puntos de diferencia sobre Cambiemos de su lista para diputados; Manzur, el sanjuanino Uñac y el chaqueño Peppo dieron pelea en tres frente simultáneos: contra la amenaza de Cambiemos en sus territorios; para reafirmarse frente a sus antecesores (José Alperovich; José Luis Gioja; Jorge Capitanich); y para seguir liderando en sus distritos ante un kirchnerismo no obstante contenido en sus espacios.

El peronismo también se mantuvo en pie en La Rioja, donde el hombre fuerte detrás de Casas, actual mandatario, es el hoy diputado y ex gobernador Luis Beder Herrera; y en Formosa donde gobierna Insfrán desde 1995.