Con un mal arbitraje de Herrera, San Lorenzo le ganó el clásico a Huracán

El clásico San Lorenzo-Huracán quedó empañado por un pésimo arbitraje de Darío Herrera. El trámite se volvió muy desparejo y desordenado con algunas malas decisiones del juez.

En un primer tiempo chato el Ciclón se puso en ventaja por un gran gol de Martín Cauteruccio, que corrió en soledad durante 70 metros y, con cierta complicidad de los defensores del Globo, castigó a Marcos Díaz con un derechazo.

En la primera mitad hubo una atajada espectacular de Sebastián Torrico: con una velocidad y una reacción increíble, el arquero de San Lorenzo evitó lo que era el gol de Ignacio Pussetto.

En el complemento se rompió el partido. Patricio Toranzo entró y al minuto vio la roja por un pisotón sin intención a Fernando Belluschi. El árbitro Herrera entendió que sí hubo intención de lastimar. Grave error que perjudicó al Globo.

Minutos después, Herrera cobró un penal polémico por una mano de Jerónimo Barrales. Con las repeticiones, se ve que el jugador no tiene intención de tocarla. Néstor Ortigoza pateó… pero Marcos Díaz se agrandó y lo atajó.

En esa jugada del penal, Ortigoza hasta pudo ver la roja porque al intentar capturar el rebote de Díaz le dio un terrible planchazo al arquero. Pero para Herrera solo fue amarilla.

Minutos depués, Sebastián Blanco agarró la pelota, encaró y metió un zurdazo cruzado letal. 2 a 0 final.

Al Globo lo sacó del partido esa roja de Toranzo. Ricardo Caruso Lombardi y los jugadores encararon a Herrera una vez terminado el encuentro porque entendían que habían sido perjudicados.

Con este resultado, el Ciclón llegó a 18 puntos y quedó a 5 unidades del líder Estudiantes.

Deja un comentario