Salta recuerda al “Cuchi” Leguizamón en el centenario de su nacimiento

Hasta el 30 de septiembre se realizan distintas actividades en la Casa de la Cultura, el Teatro Provincial y la Casa de Salta en Buenos Aires para homenajear a Gustavo “Cuchi” Leguizamón.

Genio, músico irreverente, con un temperamento indomable y un acento marcadamente provinciano, su aporte a la cultura popular trasciende las generaciones más allá del folclore. Por ello, se han programado distintas actividades que, desde el 16 del corriente mes, se desarrollan en la Casa de la Cultura, el Teatro Provincial y la Casa de Salta en Buenos Aires.

Cronograma de actividades

Casa de la Cultura

  • Esta noche se hará el “Cuchi, concierto vivo/diferido”

    El Cuchi Leguizamón le otorgó prestigio a la música universal con zambas, chacareras, carnavalitos y vidalas inolvidables en las que habitan el amor, la tragedia, la miseria, el sarcasmo y la ternura. Santiago Lofeudo es oriundo de Buenos Aires, pero el Cuchi ya se ha vuelto una figura insoslayable de la cultura argentina y por ello Lofeudo lo conocía. “Me gustaba mucho desde antes de venir acá. Mi mujer (por Victoria Cataldi) es música y le conoce el repertorio mucho mejor que yo, pero fue un desafío para ambos pensar qué podíamos hacer como homenaje que se diferencie de lo ya convencional, que está bien; pero, por ejemplo, optamos porque fuera una experiencia de acercamiento diferente. No hay una foto del Cuchi -tan visto por nosotros- en toda la jornada, porque no quise pasar por ahí, sino por su voz porque más allá de la música, me parece interesante transmitir la forma en que vio la vida”, detalló.

    Hoy viernes 29 de septiembre, a las 21, en la Sala Juan Carlos Dávalos, Luis Leguizamón homenajeará a su padre.

La biografía

Gustavo “Cuchi” Leguizamón nació en Salta el 29 de septiembre de 1917. Integró el coro universitario, jugó al rugby, fue profesor de historia y filosofía, diputado provincial y ejerció la abogacía durante treinta años, hasta que decidió abandonar.

En 1940 trenzó una amistad entrañable con el poeta Manuel J. Castilla. Al Cuchi, muchas veces con letra de Castilla, la música argentina y universal le debe zambas, chacareras, carnavalitos, vidalas inolvidables en las que habitan el amor, la tragedia, la miseria, el sarcasmo, la ternura. Era un enamorado de la baguala, pero también de Johann Sebastian Bach, Gustav Mahler, Maurice Ravel, Igor Stravinsky, Arnold Schönberg y sobre todo de Beethoven. Pero no se quedó ahí; también admiró a otro genio argentino, Enrique “El Mono” Villegas, a los brasileños Chico Buarque, Milton Nascimento, y el jazzista estadounidense Duke Ellington.

Además de haber compuesto obras populares, ha contribuido con su talento y expresión al acervo cultural salteño. Sus obras son características por su armonía y ritmo, por su riqueza melódica, su temática musical. Escribió entre otras: “Zamba del Pañuelo”, “Zamba del Mar”, “Zamba del Panza Verde” con Jaime Dávalos, “Chacarera del Expediente”, “Carnavalito del Duende”, “Zamba de Argamonte” con Manuel J. Castilla, “Zamba para la Viuda” con Miguel Ángel Pérez, “Bajo el azote del Sol”, con Antonio Nella Castro.

Su musicalidad fue única y sus obras fueron magistralmente interpretadas por el Dúo Salteño. Sus integrantes, Patricio Jiménez (ya fallecido) y Chacho Echenique fueron los que mejor acuñaron las disonancias que emergían como duendes traviesos de las melodías.

La simpatía y espontaneidad del “Cuchi” brotaba a borbotones en la cotidianeidad salteña. Ganó numerosos premios por su labor artística. Entre ellos el premio Sadaic, el Premio Fondo Nacional de la Artes, entre otros.

Falleció el 27 de septiembre de 2000.

El Tribuno Espectáculos


 

Deja un comentario