Copa Sudamericana: Huracán sorprendió a River en el Monumental

Con un gol de Cristian Espinoza, el “Globo” se impuso por la mínima diferencia. Milton Casco tuvo una gran responsabilidad en el tanto “quemero”. La revancha de la semifinal será el 26 de noviembre.

El defensor del título River Plate volvió a jugar mal y cayó 1-0 en el Monumental ante Huracán, que sacó un gran resultado en la ida de semifinales de la Copa Sudamericana.

El gol fue marcado por el delantero Cristian Espinoza a los 14 minutos del primer tiempo del partido que fue controlado por el uruguayo Andrés Cunha.

Con este resultado, al club de Parque de los Patricios le alcanzará con el empate para jugar la final a la espera del ganador entre Sportivo Luqueño de Paraguay (1) e Independiente Santa Fe de Colombia (1). La revancha entre Huracán y River, que disputaron su primer encuentro internacional, será el jueves 26 de noviembre, luego de la doble jornada de Eliminatorias Sudamericanas Rusia 2018.

River ofreció otra vez una actuación deslucida y pobre, con llamativo desconcierto en la idea de juego, a tal punto que no generó jugadas claras para inquietar al arquero Marcos Díaz, que solo intervino con centros al área, aquejado por la baja en el rendimiento individual de varios de sus jugadores.

Huracán ejecutó muy bien su plan que en el inicio (3min) contó con la primera chance de gol que Ábila no supo empujar al gol cuando Federico Vismara peinó la pelota tras el córner de Toranzo.

Con paciencia, el ‘Globo’ anuló las bandas de River (Sánchez-Mercado y Casco-Martínez), se plantó bien en el mediocampo con Vismara como faro más los aportes de Daniel Montenegro y Patricio Toranzo. En el ataque, ‘Wanchope’ Ábila perdió siempre con Jonatan Maidana, el único que se salvó de la reprobación en River, pero tuvo a Espinoza como factor inquietante, especialmente en el gol cuando aprovechó un error de concepto de Casco, quien despejó el balón hacia el medio ante el delantero de Huracán y el rebote tuvo como destino el arco y la red con Barovero vencido y descolocado (PT 14min).

El técnico de River, Marcelo Gallardo, apostó por Sebastián Driussi, antes que Luis González, como el volante cercano a Matías Kranevitter para generar fútbol ante la defensa cerrada de Huracán, que tuvo en Federico Mancinelli y Martín Nervo a sus mejores prestadores. Pero el juvenil nunca encontró la pelota y las pocas veces que lo hizo su elección fue errónea.

Huracán jugó también con los nervios de River, que a partir del gol de Espinoza decayó en confianza y todo se le hizo cuesta arriba y jugadores como Casco y Gonzalo Martínez, de floja actuación, levantaron la ira del hincha de River, que sufrió más de la cuenta cuando Ábila buscó un penal que el árbitro uruguayo no le concedió; Mercado no alcanzó a tocarlo y el delantero simuló una infracción en el área.

Gallardo decidió el ingreso de ‘Lucho’ González en el segundo tiempo y River levantó el nivel con el ingreso del uruguayo Tabaré Viudez por el sector izquierdo por el ‘Pity’ Martínez.

A medida que pasaron los minutos, el técnico de Huracán, Eduardo Domínguez, pensó en proteger el resultado, muy valioso, mientras River, desguarnecido por momentos, le ofreció más espacios en la contra. Espinoza no sacó provecho de esa situación (27min) con un remate cruzado.

La situación más clara de River estuvo en los pies del ingresado y desafortunado Javier Saviola (28min), quien con el arco a su disposición, tras una asistencia de Sánchez, volvió a mirar el piso buscando una explicación por otra mala definición. Desde su regreso al club no pudo convertir.

A los 33 minutos, Mancinelli le quitó la posibilidad a Mercado, quien se aprestaba a definir tras un rebote luego de una pelota detenida, pero Huracán pudo haber definido la serie cuando San Román en ataque cedió a Ábila, quien se la picó a Barovero, pero el balón pegó en el travesaño (45min).

El final del partido encontró la desazón del hincha de River, que vio otra pálida actuación del equipo, que no levanta cabeza en el rendimiento ni en los resultados, preocupados por la definición en Parque de los Patricios, pero también para diciembre, cuando el Mundial de Clubes en Japón sea una realidad.

 

Deja un comentario