Corea del Norte recibe nuevas sanciones y redobla amenazas

  • El Consejo de Seguridad aprobó medidas económicas contra el gobierno de Kim Jong-un, que prometió más “dolor” a EE.UU.
  • La resolución castiga el último ensayo con una bomba de hidrógeno y, aunque fue adoptada por unanimidad, tuvo reparos de Rusia y de China.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó anoche por unanimidad nuevas sanciones contra Corea del Norte, en respuesta a su último ensayo nuclear, el más potente lanzado hasta ahora por las autoridades de Pyongyang.

Estados Unidos convocó a los 15 miembros del Consejo de Seguridad a votar nuevas sanciones contra Corea del Norte después de que ese país anunciara haber probado una bomba de hidrógeno.

El Gobierno norcoreano, por su parte, dijo haber ensayado el 3 de septiembre pasado una bomba de hidrógeno que puede ser cargada en un misil balístico intercontinental (ICBM), desatando la inmediata condena internacional.

Las nuevas sanciones limitan el suministro de petróleo a Corea del Norte desde el 1° de octubre por tres meses a 500 mil barriles y desde el 1° de enero de 2018 y por un año a dos millones de barriles.También restringen la provisión de crudo a los niveles actuales y prohíben por completo el suministro de gas natural.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, dijo que las nuevas medidas privarán a Pyongyang de al menos 800 millones de dólares en ingresos anuales.

“No estamos buscando la guerra” con Corea del Norte, declaró Haley tras la aprobación de las sanciones. “Estamos cansados de presionar al régimen para que haga lo correcto”, explicó.

“Tenemos que detener su marcha hacia un arsenal nuclear con la capacidad de utilizarlo en cualquier parte del mundo. Tenemos que hacerlo a través de cortar el suministro de combustible y el financiamiento”, agregó la embajadora norteamericana. “No estamos buscando la guerra. Corea del Norte todavía no ha pasado el punto de no retorno. Si prueba que puede vivir en paz, el mundo vivirá en paz con ese país”, insistió.

La propuesta inicial de Haley incluía congelar activos del líder norcoreano Kim Jong-un en el exterior y sancionar a los países que le vendan petróleo a Corea del Norte, pero las medidas finalmente aprobadas son menos severas ya que Estados Unidos no logró el acuerdo de China y Rusia.

Se trata de la novena resolución de la ONU en relación a las pruebas nucleares y misilísticas de Corea del Norte desde el año 2006. Por ahora ninguna de ellas ha resultado efectiva para detener los ensayos y desafíos de Pyongyang.

“El mayor dolor”

Horas antes de que se conocieran las nuevas sanciones de la ONU, Corea del Norte volvió a amenazar a Estados Unidos. “Si las sanciones son aprobadas, Washington pagará el precio debido”, declaró entonces el Ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano a través de la agencia estatal de noticias KCNA.

Pyongyang advirtió además que le infligirá a Estados Unidos “el mayor dolor y padecimiento que haya atravesado jamás en su historia”. Tras la votación del Consejo, el embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, dijo que era “un gran error” que el organismo ignore la propuesta ruso-china de reiniciar el diálogo con Corea del Norte. Moscú votó a favor de las nuevas sanciones pero advirtió a través de su embajador que cualquier otra medida más contra Corea del Norte empezará a afectar a civiles inocentes en ese país antes que simplemente detener el programa nuclear y misilístico de Pyongyang.

“Cualquier restricción adicional podría equivaler a intentar sofocar la economía”, dijo Nebenzia. También llamó a los representantes de los otros miembros del Consejo a buscar que el secretario general de la ONU, António Guterres, ayude a mediar antes que seguir imponiendo sanciones.

Un plan que no prosperó: la iniciativa ruso-china

Piden que EE.UU. y Corea del Sur frenen maniobras militares.

A pesar de que la nueva imposición de sanciones a Pyongyang fue votada por todos los miembros del Consejo de Seguridad, el contencioso con Corea del Norte mostró una vez más diferentes posiciones. Los gobiernos de China y Rusia consideraron que imponer más restricciones perjudica al pueblo norcoreano y proponen una alternativa que incluye que tanto Estados Unidos como Corea del Sur detengan sus ejercicios militares en la península, a cambio de que Corea del Norte frene su programa nuclear y misilístico.


 

Deja un comentario