desaparecidos a dipu

Desaparición de personas, el protocolo volvió a Diputados

El Senado modificó el proyecto, pero aclaró que no son cambios de fondo. Se sentó el compromiso de establecer reglas concretas de actuación .

El Senado aprobó con modificaciones el proyecto de ley que dispone la creación del Registro Provincial de Personas Desaparecidas y establece un protocolo sobre la actuación policial y judicial.

El debate en la Legislatura salteña tiene que ver con un problema que viene en crecimiento y que preocupa.

En abril pasado, a poco del inicio del actual período legislativo, la Cámara de Diputados impulsó diversas modificaciones en Ley 7.664, que fue sancionada en el 2011.

Con esta ley se creó el Registro Provincial de Información de Personas Extraviadas, pero la Cámara Baja modificó el texto original para disponer la creación de un Registro Provincial de Personas Desaparecidas y establecer reglas concretas de actuación de los organismos competentes.

La condición de extraviado “alude a pérdida de un camino u orientación”, y desaparecer significa “pasar a estar en un lugar que se desconoce”, se explicó en la Cámara Baja.

“El término desaparecido incluye la posibilidad de ser objeto de un eventual delito, que no constituye un hecho menor”, subrayó entonces el diputado Guillermo Martinelli.

“Combatir delitos como el de trata de personas, así como su prevención, sanción y asistencia a las víctimas -Ley nacional 26.364- o violencia de género y femicidio, imponen en estos tiempos la necesidad de establecer un protocolo acabado para la concreción de sus fines, que garantice, por una parte, el derecho a la información de la población y, por otra, la efectiva tutela de los derechos ciudadanos”, se fundamentó en la Cámara Baja.

Un proyecto con idéntico objetivo impulsó en el 2015 la senadora Gabriela Cerrano, del PO, pero los senadores oficialistas no apoyaron.

No obstante, ayer se subrayó en el Senado la importancia de establecer reglas que guíen en forma concreta en casos de desaparición de personas.

Por las modificaciones que introdujo el Senado, sobre las que se aclaró “no son de fondo”, el proyecto volvió en revisión a la Cámara de Diputados.