Día de la Bandera. Macri: “Estamos haciendo lo que había que hacer, el país ha comenzado a crecer”

Acompañado por el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, el Presidente encabezó el acto por el Día de la Bandera en la ciudad de Rosario.

Entre otros puntos de su discurso, y además de destacar el legado y los valores de Manuel Belgrano, se refirió a las políticas implementadas por el Gobierno: “Estamos haciendo lo que había que hacer, el país ha comenzado a crecer“, aseguró.

“Hemos recuperado los puestos de trabajo que habíamos perdido el último año. Además, después de 20 años hemos recuperado el crédito para que la gente pueda comprar su primera casas. Hemos bajado la inflación y será  la más baja desde 2009. Pero todavía falta mucho”, destacó el mandatario.

“Estos resultados nos tienen que servir para comprometernos a trabajar juntos, porque jutos vamos a lograr ese país grande y pujante que Belgrano soñó”, amplió Macri.

En tanto, destacó que trabaja de manera “incansable para crear las condiciones para que cada argentino se peuda desarrolla. Tenemos que comprometernos, animarnos a ser protagonistas de este futuro que construimos, y unidaos”.

Previo al discurso del Jefe de Estado se pronunció el socialista Lifschitz, que reclamó “volver a resignificar las fiestas patrias como una fiesta de todos los argentinos; en una fiesta del encuentro entre todos aquellos con los cuales podamos tener diferencias”.

La ceremonia oficial comenzó a las 9. Dispusieron un cordón de seguridad de 300 metros alrededor.

El malestar por la suspensión del desfile que llevaba décadas ininterrumpidas cada 20 de Junio en Rosario, siempre con ascendente protagonismo popular, siguió creciendo después de que se conociera que el acto oficial que encabezará hoy el presidente Mauricio Macri será finalmente cerrado al público y, por segundo año consecutivo, rodeado de un fuerte operativo de seguridad en la zona del Monumento, con vallas 300 metros a la redonda contando desde el mástil mayor. Los que pese a la reticencia inicial estarán presentes en la ceremonia serán los ex combatientes de Malvinas. También acompañarán a Macri el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y los ministros de Seguridad, Patricia Bullrich, y de Defensa, Julio Martínez, así como el gobernador Miguel Lifschitz y la intendenta Mónica Fein con sus equipos. No habría encuentro previo ni posterior alguno entre los mandatarios, pese al pedido de audiencia por obras y subsidios al presidente.

Todo el esquema de seguridad fue cuidadosamente diseñado desde Presidencia, al punto de que durante el día de ayer hubo varias reuniones entre autoridades de ese nivel, provincia y municipio, pero el diagrama final no se hizo público hasta que Nación decidió darlo a conocer.

La medida clave, sin embargo, se supo más temprano: que toda la zona adyacente al Monumento quedaría vallada para impedir la llegada de público y, huelga decirlo, también de la marcha de la Multisectorial contra el Tarifazo, la misma que el año pasado terminó con incidentes y hasta el concejal Eduardo Toniolli herido cuando la Gendarmería reprimió su paso. Recién se levantarán las vallas una vez que le presidente se haya ido tras la jura a unos cien militares integrantes de cuatro agrupaciones diferentes. Del acto participarán, además, dos grupos de alumnos: uno de Balcarce (Buenos Aires) y otro de la localidad de Los Cocos (Córdoba).

Protesta

Esta vez la Multisectorial contra el Tarifazo concentró á a las 8 en San Martín y Córdoba, ya que el acto oficial está convocado para las 8.30 frente al mástil mayor, e intentará avanzar luego rumbo al Monumento. Todo indica, sin embargo, que no podrá pasar.

Según fuentes oficiales, Presidencia resolvió disponer vallas y cordones de fuerzas de seguridad al menos 300 metros en torno al acto, que se sabe será breve porque no pasará del izamiento de la bandera y unas palabras del primer mandatario.

El costo del vallado, de entre 400 mil y 500 mil pesos, será sufragado por la Casa Militar, organismo encargado de brindar protección y custodia al presidente y su familia.

Sin desfile

Lo que no habrá este año será desfile, una decisión que no pasó desapercibida para sus protagonistas más tradicionales. Esta vez los que cuestionaron la medida de armar un acto prácticamente sin público —salvo los especialmente acreditados— fueron nada menos que el creador del proyecto Alta en el Cielo, la bandera con que desde 1999 desfilan miles de rosarinos y visitantes de la ciudad, Julio Vacaflor, y el presidente de la Federación Gaucha de la provincia, Roberto Avoledo.

“Es lamentable lo que está ocurriendo con la cultura nacional”, afirmó el dirigente de las agrupaciones de paisanos santafesinos, mientras que Vacaflor hizo hincapié en el hecho de que la ceremonia central sea tan restringida justo cuando el Monumento a la Bandera está cumpliendo 60 años.

“Lo que hizo Salta este fin de semana con Güemes es lo que debería servirnos de ejemplo para el Día de la Bandera en Rosario”, aseguró Avoledo, quien calificó de “lamentable” lo que ocurre en materia de “cultura nacional”, aun cuando aseguró ser “apolítico” y “respetar las decisiones de las autoridades”.

Sin embargo, recordó que los “paisanos” que cada Día de la Bandera venían a Rosario desde distintos puntos de la provincia y el país para desfilar a caballo en representación de sus agrupaciones llegaron a ser 2.500 y en los últimos tiempos unos 700. “Pero el año pasado ya fue de terror”, recordó el dirigente Federación Gaucha de la provincia.

Alta en el cielo

Aun así, aseguró que “para desfilar los gauchos no exigen nada, ni siquiera que haya un gobernante adelante”, y los calificó de “referentes de la bandera parida en las costas del Paraná”, gesta donde fue “protagonista”.

Vacaflor fue otro que deploró que tampoco desfile este año Alta en el Cielo, un “proyecto colectivo por definición, justo en el 60º aniversario del Monumento.

El periodista recordó otras vísperas del 20 de Junio, “rodeados de gente cosiendo, telas, hilos, mates, tortas, tortas fritas, locro”, una postal que “se extraña”, pero aseguró que el proceso de “construcción de Alta en el Cielo” fue variando y este año continuó con la entrega de “tramos” de bandera en escuelas de toda la geografía provincial, que le prometen lealtad en “patios y plazas”. Así y todo, aseguró que “sencillamente” no podría “imaginar un 20 de Junio” sin la presencia de la interminable bandera entre los rosarinos.

Vale recordar que el año pasado la gestión Macri quitó la imagen del Monumento del billete de diez pesos, después levantó el feriado del 20 de Junio y debió dar marcha atrás, pero finalmente no habrá desfile.

La fiesta popular se hará después del acto

El transporte público será gratuito entre las 7 y las 13. Quince líneas de colectivo modificarán hoy su recorrido entre las 6 y las 14

rosario


Deja un comentario