Doce años a Alan Schlenker por matar a un dealer

La sentencia para el exjefe de la barra brava de River es por el asesinato en 2001 del supuesto vendedor de drogas Mario Alfredo Sanzi (19), alias “Gordo Popó”. Quedó detenido.

Alan Schlenker, exlíder de la barra brava de River, fue condenado ayer a 12 años de prisión como coautor del asesinato a ocho balazos a un ´dealer´, en 2001.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 ordenó, además, su inmediata detención, por lo que fue trasladado por primera vez esposado desde la sala de juicio.

Los jueces Federico Tuya, María Angélica Etcheverry y Débora Ramírez coincidieron en que Schlenker (38) fue el coautor del “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en perjuicio de Alfredo Sanzi (19), alias “el Gordo Popó”.

El ahora condenado había llegado libre a los tribunales pese a que tiene una condena a prisión perpetua por el crimen del hincha riverplatense Gonzalo Acro (29), cometido en 2007, porque en esa causa la sentencia aún no está firme y porque en este homicidio estuvo excarcelado bajo fianza.

El acusado, vestido con un pullover de lana, pantalón beige y alpargatas azules, aguardó la difusión de la parte dispositiva del veredicto junto a sus abogados Juan Martín Cerolini y Sebastián Rodríguez.

Schlenker negaba con la cabeza a medida que escuchaba la sentencia durante la audiencia en la que solamente estuvo presente el periodismo.

Una vez finalizada la lectura, los policías que fueron a esposarlo esperaron unos minutos hasta que el exintegrante de “Los Borrachos del Tablón” terminó de firmar las actas de las audiencias del juicio

Tras el fallo, el abogado Rodríguez dijo que pedirán un “habeas corpus” para que le otorguen la “inmediata libertad” porque consideró que durante todo el proceso “estuvo a derecho” y la sentencia todavía no está firme.

“No tenía la obligación de venir al veredicto y vino igual”, indicó el letrado, quien aseguró que “no había elementos para condenarlo”.

Según el abogado, su defendido es “totalmente inocente” y no hay “ni un elemento de prueba que lo indique como autor ni partícipe del homicidio”.

En ese sentido, Rodríguez afirmó que se trató de una causa con “varios elementos de armados y condimentos extraños de lo que Alan denominó la barra oficial”.

Deja un comentario