Dos años con una fuerte inversión en proyectos

Un documento de la Jefatura de Gabinete estima que los desembolsos llegarán a 3,5% del PBI el año que viene.

Costó, pero la obra pública finalmente arrancó. Y como toda máquina oxidada, la puesta en marcha ya provoca varios efectos.

El primero, claro está, es el impacto positivo en la economía. Licitaciones nuevas y otras tantas ya adjudicadas, forman el paquete de obras que maneja el Gobierno.

“En el primer trimestre, se escuchaban muchas empresas constructoras que se quejaban, pero ahora están todas con trabajo. La obra pública está muy fuerte”, sostuvo Mariano Lamothe, economista de Abeceb.

Según un informe que sirvió de base para el discurso del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en el Senado, el Gobierno destinó en 2016 alrededor de 191.000 millones de pesos para proyectos de infraestructura. Ese número pasará a 269.000 millones de pesos cuando termine este año, en tanto que para todo 2018 llegará a 436.000 millones de pesos, según se prevé. “Cuando los economistas conozcan estos datos subirán las previsiones del PBI para año próximo”, se ilusionan cerca de Peña.

El transporte y la energía serán los dos principales rubros para la inversión en infraestructura. Según ese documento oficial, los gastos de capital representaron este año el equivalente al 2,4% del PBI entre la inversión pública (2%) y los fondos que provienen de participación pública privada, fondos fiduciarios y acuerdos bilaterales (0,4%).

Se estima que ese porcentaje llegará a 2,6% del PBI este año y pasará a 3,5% en el próximo. Este cuadro le da una importancia muy grande a los fondos que vengan desde el sector privado (a través de las PPP, es decir, la participación público privada), los fondos fiduciarios y los créditos bilaterales. De hecho, de ese 3,6%, 1,7 puntos serán fondos fiscales. El resto provendrá de otras fuentes de financiamiento.

“El proceso de PPP seguramente llegará. Pero no es tan fácil de instrumentar. Sin embargo, hay algunos sectores, como las concesiones viales, que tienen mucho interés de inversores de todo el mundo. Se trabaja para ver cómo se van a financiar. El problema que tienen es que se necesita algún tipo de seguro de cambio, ya que los contratos serán en pesos. Y la Argentina, todavía tiene mucho que demostrar”, consideró Lamothe.

Los funcionarios de Vialidad Nacional, que son quienes preparan este proyecto de PPP que estaría listo antes de fin de año, esperan inversiones en este rubro por 3000 millones de dólares. “Hay flujo en muchas rutas, peajes y además, un fondo que se solventa con una tasa que se paga con el gasoil para financiar la inversión privada. Van a venir muchos interesados”, dijo un alto funcionario de Vialidad.

En el sector del transporte, el sistema ferroviario es el segundo ítem detrás del vial. Este año terminará con desembolsos por 21.000 millones de pesos (el año pasado fueron 13.000 millones), para llegar a 36.000 millones en 2018.

El ámbito del Ministerio de Energía, que maneja Juan José Aranguren, es otro de los sectores que recibirán una fuerte inversión. La generación térmica será el rubro con más aporte de capitales: se estiman 35.500 millones de pesos este año (casi el doble que el año pasado), para llegar a 40.000 el próximo. Luego le siguen los desembolsos para energías renovables, un rubro que tiene la particularidad de que prácticamente el 100% de lo proyectado será aportado por el sector privado. Este año, el Tesoro pondrá 308 millones de pesos contra casi 15.000 del sector privado. El año que viene, ya no habrá aportes públicos y se espera que las empresas firmen cheques para desarrollar esta matriz por 39.878 millones de pesos.

Otro rubro de importancia es el llamado vivienda y hábitat. Allí se concentran obras de mejoras barriales, además de todos los planes de acceso al techo. El año pasado fueron a este tipo de proyectos 29.970 millones de pesos, y 2017 terminará con 34.876 millones de pesos. Para el próximo se proyectan 32.728 millones de pesos.

“Si se llegan a mantener o incluso si llegan a aumentar los créditos hipotecarios, la inversión sobre el porcentaje del PBI va ser importante. Hay una reactivación muy grande, ya que se amplió la cantidad de gente que puede postular a un crédito”, observó Lamothe.


 

Deja un comentario