Dos meses después, otro misil norcoreano desafía al mundo

El régimen de Kim Jong-un lanzó un proyectil intercontinental que voló mil kilómetros y cayó en el mar de Japón. “Nos encargaremos de ello”, dijo Trump tras esta acción que cierra puertas a cualquier diálogo.

Corea del Norte puso un abrupto fin a una pausa de 10 semanas en sus pruebas de armas al lanzar ayer un proyectil que otra vez cierra las puertas a la posibilidad de una apertura diplomática. “Nos encargaremos de ello”, manifestó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ante el 20° ensayo de misiles que realiza Pyongyang en lo que va de 2017.

El portavoz del Pentágono, coronel Rob Manning, aseguró que fue un misil balístico intercontinental que viajó mil kilómetros antes de caer en algún lugar del Mar de Japón. Según Tokio, el proyectil cayó a menos de 370 kilómetros náuticos de la costa nipona.

El jefe del Gabinete de seguridad de Japón, Yoshihide Suga, indicó ante la prensa que esta nueva provocación es inaceptable y que Tokio ha presentado una fuerte protesta.

También Seúl dio cuenta de la nueva amenaza. “Corea del Norte lanzó un misil balístico no identificado en dirección al este desde las cercanías de Pyongsong”, una ciudad próxima a Pyongyang, la capital norcoreana, informó el Estado Mayor Conjunto surcoreano en un comunicado.

A los pocos minutos del lanzamiento, ocurrido a las 15.17 de Argentina, el ejército de Corea del Sur ensayó un “ataque de precisión” con misiles en respuesta a la acción de Pyongyang, agregó la cúpula militar surcoreana, sin dar detalles.

El de ayer fue el primer lanzamiento de Pyongyang desde que disparó un misil balístico de mediano alcance el 15 de septiembre, que sobrevoló el norte de Japón y cayó en el Pacífico.

Semanas atrás, funcionarios estadounidenses habían mencionado la idea de tener diálogo directo con Corea del Norte. Pero este nuevo lanzamiento parece acabar con las posibilidades de que se renueve la diplomacia para abordar el programa nuclear del aislado país.

Al comentar ayer el lanzamiento del misil, Trump expresó desde la Casa Blanca: “Nos encargaremos de ello. Es un situación que manejaremos”. No ofreció más detalles.

Programa nuclear

Hace una semana, el Gobierno de Trump declaró que Corea del Norte es un Estado que patrocina el terrorismo e impuso nuevas sanciones a firmas navieras norcoreanas y a empresas comerciales chinas que tienen negocios con el aislado país.

Pyongyang reaccionó afirmando que fue una “provocación seria” que justifica que desarrolle armas nucleares.

Las continuas pruebas de armas del régimen de Kim Jong-un, entre las que se incluyen un ensayo nuclear del 3 de septiembre pasado, unidas a la respuesta beligerante de Trump, han incrementado la tensión en la zona a niveles no vistos desde el final de la Guerra de Corea (1950-1953).

Tras el lanzamiento de septiembre, Trump amenazó durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU con “destruir totalmente” a Corea del Norte si continuaba con sus provocaciones. En respuesta, Kim los llamó “viejo chocho”, mientras que desde Pyongyang se sugirió que el régimen podría detonar una bomba nuclear en el Pacífico.

Washington acrecienta la presión económica y diplomática para evitar que el régimen norcoreano siga desarrollando su programa nuclear y cree un misil que alcance a Estados Unidos.

Seúl aseguro ayer que el régimen de Pyongyang podría anunciar el año próximo que ha ultimado con éxito su programa nuclear y de misiles, dados los avances que está cosechando en este terreno.

“Los expertos creen que Corea del Norte puede tardar unos dos o tres años en completar su programa, pero ya han sorprendido antes con la rapidez de sus avances, por lo que no sería raro que en 2018 anunciaran que lo han rematado con éxito”, dijo el ministro de Unificación surcoreano, Cho Myoung-gyon, en una rueda de prensa en el Club de Corresponsales extranjeros de Seúl.

El ministro argumentó que el año que viene es además una fecha perfecta para el régimen, pues en septiembre se celebrará el 70° aniversario de la fundación de Corea del Norte.

Norcoreano desertor. El soldado norcoreano que desertó el 13 de noviembre pertenecía a la elite de su ejército, indicó ayer el Gobierno surcoreano, que señaló que el militar continúa recuperándose de los disparos que recibió por varios de sus compañeros durante su huida, un caso que ha incrementado la tensión bilateral. Las autoridades de Seúl continúan investigando detalles sobre el soldado de 24 años y apellidado Oh.  A raíz de la deserción, el régimen de Pyongyang reforzó la seguridad para evitar otro episodio similar.


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*