Drogas, cloroformo y zoofilia, la rúbrica de un monstruo sexual

La investigación avanza mas los resultados no acompañan. Cada día se torna más lejano probar la dimensión del delito.

Las últimas revelaciones públicas acerca del perfil del principal sospechoso de la desaparición forzosa de Paola Mariana Álvarez le rubrican un perfil cercano al de un monstruo sexual.

Estas derivaciones del caso, que en un principio se circunscribió a un tema rayano a la violencia de género, que luego se extendió al consumo y venta de estupefacientes, más tarde hizo un giro con las revelaciones sobre las verdaderas inclinaciones sexuales del imputado, para finalmente a través de los informes de la fiscalía actuante deslizar el misterioso caso hacia una perversión extrema: la zoofilia (sexo con animales).

En diálogo con El Tribuno, Mónica Morales, madre de la joven desaparecida, aseguró que su hija no podría haber tolerado jamás estas prácticas y que el tiempo que se encuentra desaparecida está complicando poder probar estas deleznables hipótesis.

“Nosotros queremos verdad, la que fuere pero que se pueda palpar, que se parezca a la realidad. Para nosotros, hay muchas personas implicadas en el caso”, afirmó contundente.

“Sí, el propio fiscal me informó sobre el tema de la zoofilia y las búsquedas desesperadas de Santiago Zambrani en la web sobre los efectos del cloroformo en las personas, su uso como conservante de cuerpos y también para dormir o desvanecer a las personas. Cuando me informaron sobre el tema me desmayé”, recordó.

“Cada día el perfil de los detenidos me da más miedo y pienso ahora más que nunca que cuando mi hija me dijo por SMS que iba a demorarse porque iba a haber una fiesta y que “me pidieron que me quede’, ese “me pidieron’ me suena sospechoso”, deslizó.

“¿Cómo es posible que a las 19 Zambrani ingresara a su aguantadero de barrio Autódromo de donde no salió ya Paola”, se preguntó.

“Ahí el cloroformo me da miedo. Acaso la anestesió para entregarla. Para qué querría este sujeto las pastillas de diazepán. Buscando en internet vimos que esa droga es un ansiolítico relajante muscular. No no puedo pensar en eso, quisiera pensar que la desmayaron para llevársela a otro lado, que la vendió no sé”, agregó.

“Yo creo que este monstruo ya tenía planeado todo. Porque días antes nos estuvo investigando a través de mis hermanas y de Paola. Aquí nunca llegó ni yo siendo la madre de su “prometida’ no lo llegué a conocer”, afirmó.

“Esas palabras: drogas, cloroformo y zoofilia me hacen mucho mal”, añadió.

Todos mienten

La fiscalía a cargo de Ramiro Ramos Ossorio informó ayer que nuevas imágenes de las cámaras de video que se están analizando aún contradicen la versión brindada por el acusado sobre la desaparición de Paola y también las de sus padres.

Estos indicios, surgidos en las últimas horas, comprometen aún más al principal acusado y mucho más a su madre. Los resultados de pericias solicitadas oportunamente por el fiscal penal revelaron pruebas contundentes en contra de Santiago Zambrani, el principal sospechoso. Él niega haber matado a la joven pero a la vez da la pauta de que “otros” pudieran haber sido los victimarios.

En los últimos días, Zambrani amplió su declaración indagatoria. Aunque volvió a insistir en su inocencia, el acusado rectificó algunos de sus dichos. En su relato, rectificó algunos lugares en los que dijo haber estado los días posteriores a la desaparición de Paola, como así también afirmó que no condujo la camioneta VW Amarok, propiedad de su padre, y aseguró que era su madre quien lo hacía.

Esto es completamente falso, ya que el fiscal informó que del análisis de las imágenes se pueden apreciar varios movimientos de la camioneta en cuestión siendo conducida por Santiago Zambrani, lo cual contradice su versión y también la declaración realizada por su madre, quien afirmó que era ella la que conducía el vehículo los días posteriores a la desaparición de la joven.

Por otra parte y como resultado de los primeros análisis técnicos realizados al teléfono celular del acusado, se pudo establecer que los días previos a la desaparición de Paola se hicieron consultas en sitios web de búsqueda por internet sobre cómo usar cloroformo, sus efectos y dónde se podía adquirir, lo que en alguna forma determina una preparación de la posterior escena, aún no develada por completo.

Estos elementos llevan a pensar que la joven asistió a una fiesta, pero no por su voluntad, y que la misma no se habría realizado en el Autódromo.

Fuente: El Tribuno Salta (Por Miguel Escalante)


 

Deja un comentario