1010674381_iolencia

Duras sanciones para los que agredan a docentes y médicos

Diputados aprobó un proyecto sobre un problema poco analizado y complejo: la violencia en escuelas y hospitales.

El clima de violencia que ha invadido hospitales y escuelas de Salta llegó al recinto de Diputados. El martes, la Cámara Baja sancionó un proyecto que castiga con treinta días de prisión o una multa sustancial a las personas que atacaren a docentes, no docentes o profesionales de la salud en los ámbitos de su trabajo. La sanción se aplicará en caso de que la agresión no alcance el carácter de delito.

El proyecto, que debe ser tratado por el Senado, modifica el Código Contravencional de la Provincia y sanciona a quien hostigue, maltrate, insulte o perturbe emocionalmente e intelectualmente a un trabajador de la educación sea docente o no. También, a quien ingrese sin autorización a un establecimiento educativo y no se retire a requerimiento del personal. “La sanción se duplicará en caso de que las conductas descriptas anteriormente se comentan frente a los alumnos”, precisa. La norma se aplicará también para el personal de la salud pública.

La iniciativa surgió de la Agremiación Docente Provincial a partir de la brutal agresión ocurrida pocos días antes del comienzo de las clases ocurrida en la Escuela Normal 4.705 República de Colombia, de Rosario de la Frontera. La madre de una nena que no aprobó el grado atacó con golpes de puño a dos maestras. A una de ellas la golpeó, le pegó una cachetada y le tiró el cabello. A la otra docente, la rasguñó. Todo, delante de los alumnos.

Los proyectos que se debatieron son de autoría de Manuel Santiago Godoy, Juan Fernández Molina, María López, Alejandra Navarro, Alberto Abadía y Germán Rallé.

Durante la sesión, los legisladores ensayaron algunas interpretaciones sobre las causas de un hipotético aumento de la violencia en el seno de las escuelas.

Las hipótesis incluyeron razones políticas o gremiales, además del evidente desprestigio de la profesión docente ante muchos padres, que ya no avalan su autoridad.

Un tema de fondo

El problema va mucho más allá de Rosario de la Frontera y de Salta. El caso mencionado, seguramente, merece una caracterización delictiva y no contravencional, ya que se trata de una agresión física sin justificación alguna.

Pero la violencia de este tipo abarca a muchas localidades del país.

La organización Unicef y la universidad Flacso abordaron la cuestión en un documento que parte de “la presencia en los medios de comunicación de información sobre hechos de características violentas en las escuelas Äde un rango muy extenso y no determinadoÄ en los cuales están involucrados niños y adolescentes en edad escolar, como así también la preocupación de los docentes y directivos sobre situaciones de este tipo, vividas en las escuelas, son los elementos sobre los cuales se asienta esta percepción”.

Los investigadores sugieren realizar “un diagnóstico acertado”. La agresión de padres a docentes, caracterizada ahora como “contravención”, se suma a los desmanes que con frecuencia se registran en establecimientos escolares, de características vandálicas. También, y más preocupante aún, son los casos de violencia entre alumnos, que constituyen una cuestión pedagógica y social muy grave. Los expertos proponen investigar “la relación entre el clima escolar, el papel de la familia y determinados hechos de conflictividad y violencia en las escuelas”, así como “factores propiamente institucionales”. La investigación, sugieren, debe abordar el clima emocional, la convivencia, la disposición de la escuela a las preocupaciones de los alumnos y sus familias, y un análisis ambiental que rodea a todos los episodios de violencia que se registran.

Fuente: El Tribuno salta (Por Francisco Sotelo)