El Concejo pidió revocar la concesión de Aguas del Norte

En un pronunciamiento unánime, con fuertes críticas a la manifiesta ineficiencia de las prestaciones de Cosaysa en la capital salteña.

El Concejo Deliberante de Salta capital tensó al extremo las relaciones entre la ciudad y la empresa Aguas del Norte. Ayer los concejales aprobaron por unanimidad y sobre tablas una declaración, en la que abundan críticas lapidarias y enumeran infinidad de quejas de todos los barrios, por las prestaciones de la Compañía Salteña de Agua y Saneamiento (Cosaysa).

El órgano deliberativo solicita al Ente Regulador de los Servicios Públicos de la Provincia de Salta que “analice la pertinencia de ejercer la potestad prevista en el artículo 36 de la ley 6.835, respecto a la empresa Cosaysa, sugiriendo al gobernador la revocación de la concesión otorgada por decreto. Motiva el pedido las graves y reiteradas violaciones e incumplimientos de las disposiciones legales y reglamentarias regulatorias de los servicios a su cargo”.

El concejal Gastón Galíndez (RP), autor de la iniciativa, se refirió a la normativa, afirmando: “Este proyecto busca hacerse eco de todos los reclamos de los vecinos que no son de ahora. En su mayoría tienen tres vertientes: lo que tiene que ver con la demanda por una deficiente prestación del servicio de agua potable; la falta de previsión en el cuidado de los bienes públicos como son las calles y la defensa del patrimonio hídrico de la provincia”.

También sostuvo: “Esto va en contra de la falta de un plan concreto de inversión y de protección de los bienes públicos. Cuando vamos a los barrios, el vecino nos reclama a nosotros, a los concejales, al intendente. El Ente Regulador tiene una facultad sancionatoria en varios de sus artículos, justamente el 36 habla de la posibilidad de aconsejar al gobernador revocar la concesión, producto de la falta de cumplimiento. Pedimos que la respuesta sea con obras para los vecinos”.

Quejas de los barrios

En los considerandos de la declaración se explica que la Compañía Salteña de Agua y Saneamiento fue constituida mediante el decreto N§ 2.195/09, teniendo por objeto social la prestación del servicio público de agua potable y desages cloacales en toda la provincia. Por dicho instrumento legal, asumió también las obligaciones de mantener las condiciones operativas del servicio, mantener los bienes muebles, inmuebles e inmateriales que integran la Unidad de Afectación en las condiciones que los recibió. Sin embargo, las denuncias de los vecinos por el mal servicio crecieron en un 31%, respecto al mismo periodo de 2016, registrándose en los primeros seis meses del año 542 denuncias contra Aguas del Norte. El año pasado, mientas tanto, se contabilizaron 1.440 en toda la provincia.

Galíndez, en su alocución, señaló que una vecina de barrio El Mirador denunció que le dan el agua a las 6 de la tarde y que tiene que lavar la ropa y asear a sus hijos a la noche. “Mientras que en el centro nos dicen que el 80% del día no tienen presión de agua. Esto habla a las claras de la falta de un programa de inversión e infraestructura”, agregó. Sobre la defensa del patrimonio hídrico de la provincia, afirmó: “Hace poco escuchamos el informe del CIF que hablaba de la contaminación del río Arenales, no veo que estemos cuidando los ríos como lo establece la norma y esto es deber de la autoridad de aplicación”.

“Necesidades básicas”

La concejal Romina Arroyo (SD), por su parte, hizo referencia a la situación que padece barrio El Cambio y toda la zona oeste alta. “Tienen problemas gravísimos de agua y cloaca. Se agrava más aún si tenemos en cuenta que es una de las necesidades básicas de las personas, pero lamentablemente a los vecinos que viven ahí se les rebalsan las cloacas en sus viviendas y los chicos tienen contacto con aguas servidas. Algo sumamente peligroso”, dijo.

Ángela Di Bez (Primero Salta) tomó también la palabra para manifestar: “Todos sabemos que los niños que viven en barrios donde no hay agua corriente ni cloaca se desarrollan en sus dos primeros años de vida un 45% menos que los que gozan de estos servicios”.

Finalmente, Mirta Hauchana (PO) sostuvo: “Es necesario reclamar al gobernador que garantice el presupuesto necesario para los vecinos que piden agua y cloacas desde hace muchos años, también para la falta de inversión de las cañerías que están desde la década del 90”.


 

Deja un comentario