El copiloto de Germanwings sufría una profunda depresión tras romper con su novia de hace siete años

Así lo revela la prensa europea. Distintos medios deslizaron que el copiloto Andreas Lubitz recibió tratamiento hasta el día de la tragedia de los Alpes, y recordaron que ya había padecido este problema; la policía encontró “una pista significativa” en su casa, pero aclaró que no se trata de una nota de suicidio.

El pasado de Andreas Lubitz, el copiloto alemán de la compañía Germanwings señalado ayer por la fiscalía francesa como el autor de la tragedia, es motivo de revisión en el marco de la investigación que se sigue tras el siniestro que puso fin a la vida de 150 personas a bordo en los Alpes franceses.

Según deslizan diarios europeos, como El Telegraph, el Bild y El Mundo, Lubitz sufría actualmente una profunda depresión y estaba siendo medicado luego de romper semanas atrás con su novia con la que llevaba siete años de relación.

El dato, aportado por uno de los primos del copiloto, emerge con fuerza en el entramado de las especulaciones montadas en torno a la causa que, de alguna manera, intentan determinar qué pasó el martes en el Airbus 320 que cayó, después de que los investigadores hablaran de un acto voluntario y no de un accidente como había trascendido en un primer momento.

En ese marco, se supo que la policía alemana encontró, luego de registrar la casa de los padres del copiloto y su departamento en Düsseldorf y Montabaur, una “pista clave” que serviría para explicar la tragedia, aunque evitaron aclarar de qué se trata. Sólo descartaron que sea una nota de suicidio dejada por Lubitz.

Según el diario Bild, la pista sería el dossier médico del copiloto, donde se demuestra que sufría depresión y estaba medicado.

“Hemos encontrado algo que ahora mismo de está analizando. No podemos decir qué es en este momento, pero puedo decir que es un indicio muy significativo para explicar lo que ha sucedido. Esperamos que pueda despejar algunas incógnitas”, afirmó un portavoz de la policía al finalizar el registro en el que las autoridades incautaron la PC y otros archivos del presunto autor de la tragedia.

Antecedentes

Entre las publicaciones que circularon, distintos medios recordaron que Lubitz, en 2008, tuvo que dejar su formación como piloto por una “depresión severa” de la que también fue tratado durante seis meses.

Respecto del perfil del copiloto, la aerolínea Lufthansa, propietaria de Germanwings, explicó ayer que “había pasado todas sus pruebas y exámenes médicos”. “Él estaba al cien por cien de condiciones para volar sin restricciones”, concluyó Carsten Spohr, jefe de la compañía.

Deja un comentario