El debate por los cambios impositivos avanza en el Senado

Dujovne defendió el texto pero advirtió que el esquema tributario tiene “agujeros” y “baches” y que el Congreso deberá seguir discutiendo reformas. Faltazo de CFK.

Menos de una hora le llevó ayer al oficialismo conseguir dictamen para la reforma tributaria en la comisión de Presupuesto del Senado. El texto había sido sancionado por la Cámara de Diputados momentos antes, durante la madrugada, adonde sufrió numerosos cambios en el recinto. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, lo defendió ante los senadores, a los que les anticipó: “El sistema tributario tiene tantos agujeros y parches que vamos a tener que seguir debatiendo, en un proceso de reformismo permanente”.

A pesar de integrar la comisión, la ex presidenta Cristina Fernández no participó del debate y ni siquiera estuvo en el Senado a la hora de la discusión. El presidente de su bloque, Marcelo Fuentes, explicó que la decisión de no ser parte de la discusión pasó por “no convalidar” el tratamiento extorsivo de la Casa Rosada a los gobernadores para conseguir las leyes económicas.

“Esta lógica de afirmaciones con ribetes delirantes con respecto a las jubilaciones y a las economías regionales forma parte de un mismo paquete con finalidades muy claras”, sostuvo Fuentes. Su bloque presentó un dictamen de minoría.

En la vereda de en frente, Cambiemos y el bloque Justicialista, de Miguel Pichetto, firmaron el despacho de mayoría y le aseguraron un trámite seguro al proyecto, para convertirse en ley la semana próxima.

Por ese acompañamiento, Dujovne valoró la postura de “una oposición responsable” y aprovechó el momento para advertir sobre “municipios que han sido irresponsables incrementando sus plantas de personal y trasladándoles sus costos a las empresas que se radican ahí”. “Terminan ahuyentando al sector privado, porque necesitan tomar tasas prohibitivas”, avisó el ministro.

En la madrugada de ayer, los diputados le habían hecho los últimos cambios, aceptados por el oficialismo para poder avanzar con la iniciativa. En una discusión accidentada y confusa en el recinto, el titular de la comisión de Presupuesto de la Cámara baja, Luciano Laspina, fue aceptando modificaciones pedidas por la oposición.

La presión opositora se concentró en la exclusión de las cooperativas y mutuales del pago del Impuesto a las Ganancias, algo que no sin resistencia debió ser concedido por Cambiemos. Algo similar sucedió con las indemnizaciones. Finalmente, sólo quedaron gravadas con Ganancias parte de las indemnizaciones por despido y retiros voluntarios, pero las pagarán solamente los cargos directivos y ejecutivos de empresas públicas y privadas por las sumas producto de su desvinculación laboral que excedan los montos indemnizatorios mínimos previstos en la ley.

Además, y como resultado de la negociación entre la Casa Rosada y las provincias, no aumentarán los impuestos internos para bebidas azucaradas, pero tributarán un 10% extra las que contengan cafeína y taurina. Es decir, los energizantes.

El impuesto a las cervezas, que bajó, subió y volvió a subir según avanzaba la negociación de los últimos días, quedó fijado en 14% para las industriales y 8% para las artesanales producidas por Pymes. Las que tengan menos de 1,2 grados de alcohol quedarán exentas. Las espirituosas, a su vez, pasaron de 29% a 26%. Las carnes de pollo, cerdo y conejo pasarán del 21% al 10,5% de IVA, lo que las equiparará con la carne vacuna.

Ayer mismo, y tal como salió de la Cámara de Diputados, el Senado avaló el texto que, sin cambios, se convertiría en ley miércoles.

 


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*