El Estado del futuro

El ministro de Modernización Andrés Ibarra, dijo que el foco está puesto en el sistema pediátrico de telesalud, la identidad online del ciudadano y los documentos electrónicos.

El ministro Ibarra , participó de la tercera edición del encuentro Negocios del Futuro, organizado por LA NACION en el Malba. En una conversación con José Del Rio, secretario general de Redacción del diario y moderador del evento, el funcionario explicó las iniciativas que su cartera está desarrollando con el objetivo de optimizar el funcionamiento del Estado y el modo en el que las personas se relacionan con sus diversas dependencias.

-¿Cuál es su diagnóstico de cómo está el Estado hoy y qué es lo que viene?

-Estamos trabajando muy fuerte en todo lo que tiene que ver con el Estado del futuro, para lo cual es fundamental la digitalización, buscar la nueva formación y capacitación de las personas e introducir toda la tecnología posible dentro de la tramitación, telesalud y todos los mecanismos que hagan que se genere un vínculo más cercano, simple y rápido con el ciudadano. Vimos todo lo que se hace normalmente en el mundo en referencia a la posibilidad de tramitar desde las casas y evitar lo presencial. Tenemos que trabajar con lo que tenemos, que ha sido un Estado muy oscuro y burocrático, con muchas complejidades a nivel nacional, provincial y municipal.

Andrés Ibarra, ministro de Modernización
Andrés Ibarra, ministro de Modernización. Foto: Fabián Malavolta

-¿Cuán lejos estamos?

-Vamos a ir por etapas, viendo cosas que nos van a ir acercando y en algunas otras vamos a tener desarrollos más lentos. En los próximos meses estamos desarrollando el concepto de identidad digital del ciudadano. Esta tecnología va a permitir a las personas realizar sus trámites digitalmente a través de una ventanilla única. Una palabra que también tenemos que ir internalizando todos es interoperabilidad, el hecho de que podamos hacer estas cosas a través de todos los organismos de los municipios y las provincias. Por eso es importante el trabajo conjunto para que los distintos sistemas sean interoperables. Ése es el Estado hacia el que vamos.

-¿En qué otras áreas están trabajando?

-Hay áreas que son espectaculares en términos del beneficio hacia la gente, por ejemplo la telesalud. Estamos implementando un sistema pediátrico por el cual cientos de chiquitos que tenían que venir a Buenos Aires para hacerse algún estudio o un seguimiento hoy lo pueden hacer de manera remota. Este proyecto contempla conectividad, equipamiento y protocolos de actuación. Para esas familias significa un ahorro en viaje y hospedaje, y les otorga la posibilidad de hacer interconsultas. Esto lo vamos a llevar a nivel nacional.

-¿Necesariamente la eficiencia tiene que ver con un Estado más chico?

-No. Y en esto soy muy contundente. Lo que nosotros necesitamos es tener un Estado que dé servicio y que funcione. Obviamente hay oficinas en donde sobra gente, pero también hay tareas que no se hacen, lugares donde nos falta gente y mucho desarrollo de la capacitación. Hace tres meses relanzamos el Instituto Nacional de Capacitación, que tiene más de 40 años. Estaba desactualizado en términos de generar un itinerario académico que tenga que ver con la realidad de hoy, porque no es lo mismo un empleado del área tecnológica que uno del área social o que un administrativo. Generamos un centro virtual. Esto brinda una capacitación para el empleo público que es muy importante.

-¿Qué otro proyecto están impulsando desde el ministerio?

-En el último año presentamos el sistema de gestión documental electrónica. Eso significa que todos los documentos en papel del Estado están siendo reemplazados por archivos digitales. Ya tenemos 1,7 millones de expedientes digitales y todos los ministerios están trabajando con esto. Además, contamos con más de 1400 trámites que ya son digitales. Para hacer esto tuvimos que incorporar el sistema y la tecnología y capacitar a 85.000 personas de los distintos organismos que ya aprendieron el sistema.

-¿Cuánto tiempo va a llevar un Estado sin papeles?

-Nosotros estimamos que en los próximos dos años terminaremos esta incorporación en todos los ministerios y organismos. En paralelo, tenemos 316 trámites a distancia que implican, fundamentalmente, que las empresas pueden interactuar digitalmente con el Ministerio de Producción. Además, vamos a terminar el tema de ventanilla única de comercio exterior. La buena noticia es que las provincias están subiéndose a esto. Firmamos un compromiso federal hace unos meses con las gobernaciones y están trabajando en esta línea. Soy muy optimista.

-¿La desburocratización también es un pedido de los inversores?

-Es un pedido de todos nosotros. La protesta permanente es “yo tengo que ir a una oficina pública, ya les di esa información, ya saben quién soy y me piden de nuevo esto”. Esa tortura periódica es la que vamos a desterrar. Estamos analizando sector por sector. En algunos casos tenían que pasar por más de 15 oficinas y ciento y pico de trámites para hacer una exportación y muchas veces te piden lo mismo. Vamos a revertir la carga de la prueba. Es una reingeniería de los procesos para simplificarle la vida a la gente. No es sólo un pedido de los inversores, sino de todos los que tramitan ante el Estado.

-¿Eso va a permitir aliviar la presión tributaria?

-Sin ninguna duda. Todas estas cosas convergen en que el Estado funcione mejor y le genere a la ciudadanía una menor carga, porque le vamos a simplificar los procesos. Esto posibilita que los dineros públicos se apliquen de otra forma hacia actividades que son realmente críticas. Para propiciar el desarrollo de una industria y la innovación en muchos lugares del país hace falta inversión y muchas veces en una especie de coparticipación público-privada. Que el Estado funcione mejor genera enormes oportunidades.

-La idea del país digital los llevó a recorrer distintas ciudades. ¿Qué fue lo más insólito que encontró?

-Para que tengan una idea, hay más de 2200 municipios en el país. Recorrimos alrededor de 1000 y tenemos un diagnóstico bastante claro. Lo lamentable es que el 90% de los municipios de menos de 10.000 habitantes no tenían páginas web, correos electrónicos, sistemas de gestión, conectividad ni Wi-Fi gratuita. La situación era lamentable. El desarrollo del país digital es en definitiva el de los municipios, que son la unidad primaria que está en contacto con todos los vecinos. Hoy les hemos dado estos servicios a más de 500 municipios.

-Hace poco crearon un comité de ciberseguridad, ¿por qué era imprescindible hacerlo?

-Las comunicaciones, la operación y los sistemas de transacciones hoy pasan por lo digital. Todo el mundo de la ciberseguridad es un objetivo que el Estado tiene que asumir porque en la medida en que vamos produciendo tecnología y digitalización también corren riesgo nuestras infraestructuras críticas. Mientras que todo esté interconectado, la posibilidad de hackear cualquier instrumento está a la hora del día.

-¿Qué es el futuro para usted?

-Es facilitar, simplificar y vivir mejor. Es generar mecanismos de participación en donde el ciudadano corrobore sus derechos y pueda tener una interacción con el Estado en la que se genere un valor agregado que lo haga vivir mejor.

Los proyectos que vienen

El camino hacia la desburocratización

316

Trámites

A distancia pueden realizar las empresas ante los diversos organismos del Estado nacional

Identidad digital

La implementación de esta tecnología va a permitir a las personas realizar sus trámites de forma remota a través de una ventanilla única

85.000

Es la cantidad de empleados públicos de distintas dependencias que fueron capacitados en el uso de los nuevos mecanismo digitales que el Gobierno lleva desplegados en los últimos dos años


 

Deja un comentario