chirete

El femicida “Chirete” Herrera, a juicio oral

También se imputó del delito de incumplimiento a los deberes de funcionario público a Juan Carlos Gutiérrez, José Luis Ávalos, Fernando Daniel Velásquez y Héctor Augusto Franco. También Nelson Alexander Cardozo (32) por el delito de abandono de persona seguido de muerte.

El juez de Garantías 4, Diego Rodríguez Pipino, ordenó la elevación a juicio en la causa que se sigue contra Gabriel Roberto Herrera (38), alias “Chirete”, por el delito de homicidio doblemente calificado por la relación de pareja y por el género en perjuicio de Andrea Edith Neri. En la causa también se imputó del delito de incumplimiento a los deberes de funcionario público a Juan Carlos Gutiérrez (49), José Luis Ávalos (45), Fernando Daniel Velásquez (48) y Héctor Augusto Franco. También Nelson Alexander Cardozo (32) por el delito de abandono de persona seguido de muerte.

El juez ordenó que la causa sea remitida a la Mesa Distribuidora de Expedientes Penales, donde se realizará el correspondiente sorteo del Tribunal que actuará en la etapa de juicio. El 5 de enero pasado, Andrea Edith Neri, había ido, junto con su bebé de dos meses, a visitar a Herrera. Luego de transcurridos 30 minutos, el interno salió de la celda con el niño en brazos gritando que la había matado. Nerí fue encontrada en el piso con heridas punzantes a la altura del cuello. Como se recordará, “Chirete” Herrera se encuentra privado de su libertad por una condena a prisión perpetua dictada por la Cámara Tercera en lo Criminal, el 22 de septiembre de 2006, por ser autor del delito de homicidio calificado por el vínculo y por la alevosía en perjuicio de Verónica Soledad Castro.

Dávalos, al momento del hecho, se desempeñaba como Director de la Unidad Carcelaria 1 de Villa Las Rosas; Ávalos cumplía funciones como Jefe del Departamento de Tratamiento y Vigilancia; Franco, por su parte, era Jefe de Pabellón; y Velázquez era Sub Jefe de departamento. Por su parte, Cardozo se desempeñaba como celador del Pabellón donde sucedió el hecho, y tenía la obligación de custodiar y resguardar la integridad física de los internos y sus visitas. Además, habría sido alertado sobre la agresión que Neri estaba sufriendo.