El PJ apeló la nulidad de los comicios en Tucumán

Debido a que la provincia no tiene Ley de Acefalía, si la Justicia no resuelve la cuestión de fondo antes del 29 de octubre, para el oficialismo debería ser intervenida.

Mientras se encamina a presentar un recurso de per saltum ante la Corte Suprema de Justicia, el Partido Justicialista tucumano apeló este jueves el fallo que anuló los comicios que tuvieron en esa provincia el pasado 23 de agosto.

El recurso de casación fue presentado por los apoderados del PJ ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la provincia, que deberá resolver si ratifica o no su decisión de invalidar las elecciones. En caso de aceptar el recurso, la Cámara deberá girar la apelación a la Corte Suprema de Tucumán, y si la rechaza, el PJ ya adelantó que irá en queja al máximo tribunal tucumano.

En paralelo a este trámite, el Frente para la Victoria tucumano se apresta a presentar un recurso de per saltum con el fin de que la nulidad de los comicios provinciales sea tratada directamente por la Corte Suprema de la Nación, mientras el gobernador, José Alperovich, admitió la posibilidad de una intervención federal.
Alperovich calificó de “atentado a la democracia” al fallo de la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Admnistrativo, que anuló las elecciones provinciales y ordenó que se realicen nuevos comicios, debido a las irregularidades detectadas durante la votación del 23 de agosto pasado.
Para el mandatario kirchnerista, “es imposible llamar a nuevas elecciones provinciales en 40 días”, cuando caducarán todos los mandatos provinciales, lo que pondrá a Tucumán en una situación de acefalía.

“No se puede cumplir en 40 días, el 28 de octubre quedaría acéfala la provincia. Para llamar a un nuevo proceso electoral se necesitan 90 días, por lo menos”, aseguró Alperovich durante una conferencia de prensa.

Para el gobernador, que debe entregar el mando el 29 de octubre próximo, “la decisión de los jueces” camaristas Salvador Norberto Ruiz y Ebe López Piossek “fue por cuatro notas periodísticas” e insistió en que la sentencia supone “un atentado la voluntad popular de todos los tucumanos, de los que votaron para un lado o para otro”.

“¿Adónde hubo fraude? Es imposible hacer trampa con 110.000 votos de diferencia, todas las urnas se abrieron y se corroboró, con la firma de los fiscales de la oposición”, enfatizó Alperovich.

Consultado sobre si el gobierno de Cristina Kirchner podría disponer la intervención federal de Tucumán en virtud de la situación de acefalía, el gobernador kirchnerista respondió: “Todo es posible”.

Juan Manzur, el candidato del oficialismo que según el escrutinio se impuso por casi 12 puntos, viajó a Buenos Aires para reunirse con el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y el ministro de Justicia, Julio Alak, para ver los pasos a seguir en torno a esta cuestiión.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*