El río Pescado desbordó y más de 20 familias fueron evacuadas

La crecida sobrepasó las compuertas del Ingenio San Martín de Tabacal. Alcanzó un metro y medio por encima de la superficie y 50 cm de profundidad sobre la ruta 50.

Las lluvias arrecian y en consecuencia, las crecidas de los ríos no cesan en el norte provincial.
Durante las últimas horas el río Pescado fue el protagonista de una crecida como hacía 15 años no se veía en la zona.

Ubicado en el camino que conecta a la ciudad de Orán con Bolivia, el curso de agua sobrepasó las compuertas del Ingenio San Martín de Tabacal.

Con más de un metro y medio de desborde y 50 centímetros por encima de la ruta 50, el camino fue clausurado.

El corte se extendió desde la medianoche del martes hasta ayer al mediodía cuando el tránsito quedó habilitado media calzada.

Los más afectados

El paraje Agua Linda resultó el más afectado. Sus habitantes no alcanzaron a recuperarse de la crecida del río Blanco la semana pasada que ya debieron hacerle frente al caudal del río Pescado.

De acuerdo a lo informado por Defensa Civil de Orán, fueron evacuadas alrededor de 20 familias, 10 de ellas no quisieron dejar sus viviendas por temor a perder sus pertenencias.
Cuatro escuelas rurales de la zona suspendieron ayer el dictado de clases además de algunas de Aguas Blancas, debido a que muchos de los docentes residen en la ciudad de Orán.
“Los cuatro puentes chicos que se encuentran en el trayecto continúan funcionando. Esperemos que sigan así. Hay especialistas (arquitectos e ingenieros) supervisando la zona”, explicó a El Tribuno, Manuel Gutiérrez, director de Defensa Civil de Orán y Bomberos Voluntarios de la ciudad norteña

Mantenimiento

Ruta cortada, familias evacuadas y grandes pérdidas para los productores locales, representan las consecuencias de una falta de mantenimiento de la infraestructura. Así lo expresó Manuel Gutiérrez de Defensa Civil.

“Hace mucho que no se realiza una canalización, limpieza de los puentes, no existe regulación en la extracción de áridos, si bien están autorizados, sacan de cualquier lugar y sobre todo hay una gran deforestación. Desmontaron casi todo entre el río y el monte nativo. Esas situaciones son sin dudas ahora los principales motivos de lo que estamos viviendo”, aseguró Gutiérrez.

En el Pilcomayo

Personal de Defensa Civil, Bomberos Voluntarios y Gendarmería Nacional trabajan en el sector. El alerta por la crecida del Pilcomayo continúa y para ayer se esperaba que llegara a Misión La Paz con probabilidad de desborde de ese río en la zona de La Estrella.

El Bermejo se encuentra en leve bajante pero se mantienen en alerta varios parajes que por la crecida aún se encuentran aislados.

Desde la Comisión Regional del Río Bermejo (Corebe) informaron que el río se encuentra en bajante, no obstante aconsejan a los pobladores mantenerse en alerta.

Desborde ríos

Deja un comentario