Eliminatorias récord: la AFA gastó más de $ 100 millones para pagarles a tres entrenadores a la vez

La indemnización de Bauza, la deuda con Martino y la probable rescisión de Sampaoli, un costo enorme para la AFA rumbo a Rusia.

Parece que los ribetes burlones acompañarán a Edgardo Bauza hasta su último día de gestión: justo hoy, cuando al entrenador y a su cuerpo técnico la AFA les acreditará los sueldos atrasados correspondientes a diciembre/enero, también les oficializarán el despido tan anunciado. Como una broma de mal gusto en el final de un capítulo circense. El representante del entrenador, Gustavo Lescovich, fue convocado a una reunión a las 18 en el edificio de Viamonte. Fue el primer paso de la AFA para asumir la destitución de Bauza. Comenzarán otros enredos, entre números, cláusulas, porcentajes y millones. Dinero, en definitiva, un tema que desvela a la nueva administración de la AFA, acosada por 630 juicios, demandas, reclamos judiciales y un déficit mensual cercano a los cuatro millones de pesos, como LA NACION contó ayer en exclusiva.

El panorama es bastante más oscuro del que se imaginaban al asumir. La selección, por un lado el principal activo, también les provoca un agujero financiero por desmanejos e incumplimientos. Anteriores y propios. La indemnización de Bauza y sus colaboradores, sumada a la deuda que la AFA arrastra con Gerardo Martino y su cuerpo técnico, más la cláusula de rescisión que habría que pagarle a Sevilla si el sucesor escogido fuera Jorge Sampaoli, y luego el nuevo contrato con el director técnico de Casilda, construirían una cifra superior a los 100 millones de pesos.

En este contexto, los $ 1526 millones que Fox y Turner le pagarán a la AFA por la “llave” del negocio de la TV (más un adelanto de $ 326 millones del primer año del contrato) será una balsa en medio del naufragio. Pero ese dinero es de los clubes, la AFA no podrá disponer de su totalidad. Y hay demasiados focos para extinguir. Varios, urgentes.

La decisión de echar a Bauza estaba tomada hacía muchos días. Dos semanas exactamente, porque el plan desestabilizador comenzó precisamente el lunes 27 de marzo, el día anterior a la derrota de la Argentina ante Bolivia, en La Paz. Los reciclados dirigentes nuevos no querían dejar ninguna señal del paso del Comité de Regularización que eligió a Bauza. “Si no vamos al Mundial, que sea con un entrenador que pusimos nosotros, no con uno que heredamos”, confiaron. Podrían haber cuidado los modos y absorber el golpe político y económico en lugar de someter a Bauza a un cruel desgaste. La estrategia empleada, al menos, los definió.

Bauza pasó el fin de semana en el interior y su desvinculación hoy comenzará a transitar los pasos burocráticos. Debe quedar resuelta -o encaminada- antes del próximo jueves, cuando Claudio Tapia y Marcelo Tinelli partirán a España para atender dos temas: convencer a Messi de la conveniencia de presentarse ante la FIFA en pos de conseguir una reducción de su sanción y tomar contacto personalmente con Sampaoli. Ambos, el capitán y el futuro DT, habrían exigido que el capítulo Bauza esté cerrado antes del viaje.

Ocho demandas azotan a la AFA. Cuatro pertenecen a los ayudantes de Martino y a Elvio Paolorosso, su preparador físico. Poco después de renunciar, Tata presentó una intimación por atrasos salariales que derivó en una ingeniería de pagos que todavía no está saldada. Además, la semana pasada, Jorge Pautasso, Adrián Coria y Raúl Marcovich, colaboradores de Martino, demandaron a la AFA por un monto total de US$ 3.203.665,30.

El contrato que Bauza firmó con el Comité de Regularización de Armando Pérez tiene cláusulas y grises que desde esta tarde comenzará a debatir Lescovich. Hay una condición que cubre al Patón en caso de ser echado, pero sólo rige si es despedido a partir de 1° de agosto y la selección se encuentra en plaza directa de clasificación. Nada de eso se cumple… como tampoco podría cobrar los 450.000 dólares que se establecieron en caso de conseguir el pasaje a Rusia ni tampoco los US$ 900.000 por coronarse en Moscú 2018. Pero la figura del lucro cesante invitará a las deliberaciones.

La salida de Sampaoli de Sevilla tiene precio. Porque él en su contrato se reservó algunas “aristas”, como políticamente definió su cláusula de salida: 1.500.000 euros, pero sólo al final de la temporada, es decir, tras la 38va y última jornada de la liga española, que se disputará el 21 de mayo. Luego, claro, habrá que negociar el contrato de un técnico de “elite”, como reclaman los jugadores argentinos. Serán las eliminatorias sudamericanas más costosas de la historia para la AFA, que en algún momento se descubrirá pagándoles a tres entrenadores a la vez.

Deja un comentario