En Ecuador, Francisco comenzó su gira clave por Latinoamérica

El Papa llegó ayer a Quito, donde permanecerá hasta mañana. Visitará Bolivia y también Paraguay, donde lo esperan casi un millón de argentinos.

El papa Francisco llegó ayer a Quito y comenzó de esa manera su primera gira por tres países latinoamericanos, en cuyas historias hay marcas de dolor y postergación, pero también de esperanza: Ecuador, Bolivia y Paraguay.

Es el noveno viaje apostólico de Francisco desde que asumió el pontificado en marzo de 2013. Permanecerá en Ecuador hasta el miércoles, cuando partirá a Bolivia. Desde ese país viajará a Paraguay el viernes 10, donde lo aguardarán, además de los paraguayos, más de un millón de argentinos.

El Papa ya estuvo en América Latina en 2013, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud que se realizó en Río de Janeiro, Brasil. Pero esa no fue una gira pastoral preparada por Jorge Bergoglio, sino un compromiso que había asumido su predecesor, Benedicto XVI, que el argentino asumió con alegría y entusiasmo.

Con sello propio

Este viaje, en cambio, tiene el sello personal y pastoral de Francisco, el primer pontífice de la Iglesia Católica nacido en estas tierras. Por eso es clave.

Se lo dijo a La Voz del Interior el laico que más alta responsabilidad tiene hoy en El Vaticano, el secretario (a cargo de la vicepresidencia) de la Pontificia Comisión para América Latina, Guzmán Carriquiry, un uruguayo que integra la comitiva papal.

“Yo creo que Francisco ha elegido periferias emergentes en América latina para esta gira. Debo aclarar que cuando digo que Bolivia, Ecuador y Paraguay son periferias emergentes lo hago con mucho respeto, y porque cuando se piensa en América latina desde la geopolítica se la piensa como un triángulo formado por México, Brasil, Argentina y Chile”, explicó.

Carriquiry, que tiene una estrecha relación con el pontífice argentino, agregó: “Como en Europa el Papa comenzó sus visitas por Bosnia y Albania, en lugar de hacerlo por España, Francia o Alemania, también en su propia tierra ha querido empezar por las periferias”.

Ecuador, Bolivia y Paraguay son países donde los católicos son mayoría y en donde los índices de pobreza continúan en la agenda de los respectivos gobiernos pese a los avances de los últimos años.

La cargadísima agenda de visitas y celebraciones multitudinarias incluyen encuentros con ancianos en Ecuador, con presos en Bolivia y con niños enfermos en Paraguay.

El hilo conductor de las visitas –manifestó el padre Federico Lombardi, vocero papal– es “la alegría del anuncio del Evangelio”. Pero el viaje tendrá también un contenido social político, ya que el 9 de julio, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, Bergoglio participará en la jornada final del II Encuentro Mundial de Movimientos Populares.

“Les traigo un mensaje de esperanza”, dijo ayer Francisco al pisar suelo ecuatoriano, tierra latinoamericana que, para la Iglesia Católica, sigue siendo el continente de la esperanza.

Pidió diálogo

Al llegar al aeropuerto de Quito, Francisco instó a los ecuatorianos “a afrontar los desafíos actuales, valorando las diferencias, fomentando el dialogo y la participación sin exclusiones para que los logros en progreso y desarrollo que se están consiguiendo garanticen un futuro mejor para todos”.

 


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*