fotorreportaje-2475755h540

En Japón, cada vez más empresas fomentan el ejercicio físico en la oficina

Alientan a sus empleados a realizar una rutina de pocos minutos para atacar el sedentarismo.

Cuando el reloj marca las 13, un grupo de empleados de la empresa Tokio IT se levantan de sus asientos para tomarse unos minutos de rigurosos ejercicios físicos, al ritmo de una voz que desde la radio les da indicaciones: “Uno, dos; uno dos”.

Empleados de traje realizan la rutina de calistenia implementada por Adoc International, mientras que en la empresa de equipamiento eléctrico Fujikura, el personal se cuelga de coloridas barras de ejercicios.

Los empleados de una empresa de tecnología mientras hacen ejercicios en sus oficina, después de la hora del almuerzo en Tokio.
Los empleados de una empresa de tecnología mientras hacen ejercicios en sus oficina, después de la hora del almuerzo en Tokio.. Foto: AFP / TORU YAMANAKA

Cada vez son más las empresas japonesas que fomentan las pausas de ejercicio físico, con la esperanza de que sus empleados se mantengan ágiles -y productivos- por más horas, ya que el país enfrenta una reducción de su población económicamente activa y uno de los envejecimientos poblacionales más acelerados del mundo.

“La población de Japón está envejeciendo rápidamente y cada vez hay menos y menos niños. Ese es un verdadero riesgo para las empresas”, dice Kenicharo Asano, que trabaja en el grupo de estrategia para el cuidado de la salud del personal de la empresa Fujikura.

Un empleado de Fujikura, empresa de fabricación de equipos eléctricos con sede en Tokio, revisando su salud en la sala de salud de la compañía.
Un empleado de Fujikura, empresa de fabricación de equipos eléctricos con sede en Tokio, revisando su salud en la sala de salud de la compañía.. Foto: AFP / KAZUHIRO NOGi
Un empleado de Fujikura, empresa de fabricación de equipos eléctricos con sede en Tokio, revisando su salud en la sala de salud de la compañía.
Un empleado de Fujikura, empresa de fabricación de equipos eléctricos con sede en Tokio, revisando su salud en la sala de salud de la compañía.. Foto: AFP / KAZUHIRO NOGi

Como en Japón la inmigración formal es casi nula, las empresas necesitan que su personal se mantenga en forma, con la esperanza de que sigan trabajando después de llegar a la edad de jubilarse.

Cuando mudó sus oficinas centrales, la gigante del comercio electrónico Rakuten instaló unos 12.000 escritorios móviles que permiten que los empleados trabajen tanto parados o sentados a lo largo del día.

Empleados de la empresa japonesa de comercio electrónico y internet Rakuten mientras trabajan en su oficina en Tokio.
Empleados de la empresa japonesa de comercio electrónico y internet Rakuten mientras trabajan en su oficina en Tokio.. Foto: AFP / KAZUHIRO NOGi

“Me canso de estar tiempo sentado, así que está bueno poder pararse de tanto en tanto”, dice Liu Xiaolu, un ingeniero de 35 años de Rakuten.

Según Koichito Oka, profesor de ciencias de la salud de la Universidad Waseda, Tokio, deberían ser más las empresas que adopten este enfoque sobre la salud de su personal.

Empleados de la empresa japonesa de comercio electrónico y internet Rakuten mientras trabajan en su oficina en Tokio.
Empleados de la empresa japonesa de comercio electrónico y internet Rakuten mientras trabajan en su oficina en Tokio.. Foto: AFP / KAZUHIRO NOGi

“El que piensa que no importa moverse poco durante la semana porque después el fin de semana hace ejercicio, se equivoca”, dice Oka.

“La falta de ejercicio durante la semana puede producir enfermedades cardíacas, diabetes y otros problemas de salud”, explica.

Muchos creen que la rutina del “rajio taiso” es una tradición japonesa, aunque la idea en realidad fue tomada prestada de un programa similar impulsado por una compañía de seguros de Estados Unidos.

El “rajio taiso” se difundió rápidamente por todo Japón, en lugares de trabajo, escuelas y comunidades locales que adoptaron esa rutina.

Tras la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, la transmisión radial de la rutina del “rajio taiso” fue prohibida temporalmente por los Aliados, ya que la consideraban demasiado militarista, pero se retomó en 1951.

Se cree que actualmente hay unos 28 millones de japoneses que practican esa rutina día a día.

Un empleado de la empresa de fabricación de equipos eléctricos con sede en Tokio, Fujikura, mientras hace ejercicios en la sala de actividades de salud de la compañía.
Un empleado de la empresa de fabricación de equipos eléctricos con sede en Tokio, Fujikura, mientras hace ejercicios en la sala de actividades de salud de la compañía.. Foto: AFP / KAZUHIRO NOGi

“Mantener a los empleados en forma en una de las estrategias importantes para nuestra empresa”, dice Asano, y agrega: “La buena salud redunda en una sociedad que funciona y en una empresa que funciona.”

Además, el gobierno quiere que sus ciudadanos tengan buena salud porque el creciente número de jubilados con problemas médicos está exprimiendo las arcas públicas.

Mantenerse activo

El personal de Adoc International practica “rajio taiso”, una rutina de estiramiento que los japoneses suelen aprender en la escuela y que se remonta a la década de 1920.

Los empleados de una empresa de tecnología mientras hacen ejercicios en sus oficina, después de la hora del almuerzo en Tokio.
Los empleados de una empresa de tecnología mientras hacen ejercicios en sus oficina, después de la hora del almuerzo en Tokio.. Foto: AFP / TORU YAMANAKA

“Optamos por el rajio taiso porque es la rutina de ejercicios más fácilmente aplicable”, dice Clifton Lay, del departamento de recursos humanos de Adoc International.

“La mayoría de los japoneses y de la gente que crece en este país ya conocen la rutina y no tienen problemas con los movimientos”, agrega Lay.

Las instrucciones para una rutina de ejercicios de 3 minutos también son transmitidas diariamente el canal de televisión pública NHK, con diferentes grupos de ejercicios especialmente adaptados para ganar fuerza, para personas mayores y para personas con discapacidad.

La automotriz Toyota tiene su propia versión de ejercicios, mientras que los empleados de Sony -desde los obreros de planta hasta los altos ejecutivos- son alentados a sumarse al grupo de estiramiento que arranca diariamente a las 3 de la tarde, aunque no están obligados a hacerlo.

Los empleados de una empresa de tecnología mientras hacen ejercicios en sus oficina, después de la hora del almuerzo en Tokio.
Los empleados de una empresa de tecnología mientras hacen ejercicios en sus oficina, después de la hora del almuerzo en Tokio.. Foto: AFP / TORU YAMANAKA

“Hacer estos ejercicios a la mañana, cuando llego al trabajo, o justo después del almuerzo, cuando la cabeza no funciona a medias, te prepara para encarar cualquier trabajo”, dice Lay, de Adoc.