En polémico partido Vélez consiguió un valioso triunfo

Mariano Pavone anotó los dos goles de Vélez, ambos de penal, en la victoria ante Tigre.  En el Matador no se entendió qué cobró en el segunto tanto, y los jugadores se le fueron encima al referí Argañaraz y la policía tuvo que protegerlo para que pueda retirarse del estadio.

Empezó y parecía un partido con pocas luces, para aburrirse y sufrir el frío en Liniers. Pero tuvo tres goles, uno de una vaselina espectacular, dos penales, un bien cobrado y otro un error enorme del juez Argañaraz, justo sobre el final del partido, el de la victoria de Vélez.

¿Qué cobró Argañaraz? Se le fueron encima todos los jugadores de Tigre sobre el final del partido. Luego, el Patito Galmarini contó que el referí le tiró que hubo un agarrón de Godoy. Insólito, porque fue casi apoyar las manos sobre el rival en una pelota aérea. Si eso es penal hay 20 por partido, y justo definió el partido a favor de los de De Felippe.

Hasta la policía tuvo que intervenir para proteger a Argañaraz del acoso de los futbolistas de Sava (el Colorado fue expulsado en la protesta). La bronca le va a durar bastante al Matador, por perder sobre la hora y de manera injusta.

Los dos penales los convirtió Pavone. El Tanque fue mucho más que la referencia en ataque del Fortín, casi la única salida ofensiva en un equipo joven al cual, una vez más, le pesó la falta de experiencia. Encima, en el primer tiempo perdió a su otro jugador maduro, el Burrito Martínez, lesionado.

La polémica por la sanción de Argañaraz tapó lo que fue la máxima exposición de la noche, el golazo del 1 a 1 de Alexis Castro para Tigre: vaselina con la parte externa del pie izquierdo, una definición muy difícil de ver.

Había sido un partido más friccionado que bien jugado, con nervios de los dos lados, entendibles porque Vélez venía de perder en casa con Belgrano y Tigre de la eliminación ante Riestra de la Copa Argentina.


 

Deja un comentario