Es total el paro en el transporte público

No hay colectivos, subtes, trenes ni aviones. La medida de fuerza convocada por los sindicatos opositores por Ganancias se siente con fuerza en las calles porteñas; apenas se ven algunos taxis.

El paro nacional, el cuarto en contra del gobierno de Cristina Kirchner , se sentía esta mañana con fuerza en el transporte público, debido a que no circulaban colectivos, trenes, subtes ni aviones. En las calles de Buenos Aires, por la medida de fuerza en contra del impuesto a las Ganancias, apenas se veían taxis circulando.

La huelga nacional de 24 horas fue impulsada por la alianza de 22 gremios del transporte. A último momento, se sumaron la CGT de Hugo Moyano , la de Luis Barrionuevo, la CTA disidente, que lidera Pablo Micheli, y los bancarios.

La protesta altera el normal funcionamiento del transporte de pasajeros por la adhesión de la UTA, de colectivos y subtes, y La Fraternidad, de los maquinistas de trenes.

Los sindicatos que activaron la medida de fuerza rechazan el peso creciente que el impuesto a las Ganancias tiene sobre los sueldos de sus afiliados, y exigen una respuesta del Gobierno a esta reivindicación, que se arrastra desde el inicio del segundo mandato de Cristina Kirchner .

El jefe de los colectiveros de la UTA, Roberto Fernández, consideró esta mañana que el impacto de la protesta “es completo”. Por su parte, Micheli dijo que es “el paro más importante” que el sindicalismo le hizo a los Kirchner.

“Tenemos imágenes de Córdoba, Mendoza, Rosario, Lanús, el centro de la ciudad de Buenos Aires y da la impresión de que el paro tiene un acatamiento muy alto. Parece un domingo, pero es muy temprano todavía para evaluar”, afirmó Micheli, en diálogo con El Trece.

A diferencia de otros paros del gremialismo opositor, la CGT cercana al Gobierno, que encabeza Antonio Caló , manifestó que comparte el reclamo por el impuesto a las ganancias y algunas de sus organizaciones dieron libertad de acción a sus afiliados para participar en la huelga.

Organizaciones de izquierda, además, se plegaron a la protesta con un esquema de piquetes y cortes que comenzaron esta mañana en algunos accesos a la Capital y puntos estratégicos de las principales ciudades del país.

La huelga también afecta la recolección de residuos y el transporte de carga. En el transcurso del día, también se sentirá en bancos, estaciones de servicio, otros rubros ligados al comercio y oficinas públicas de los gobiernos nacional, provincial y municipal. En algunos hospitales se trabajará con personal de guardia.

Hasta último momento el Gobierno intentó ayer neutralizar el paro, al convocar a los empresarios del transporte público, que son beneficiados con millonarios subsidios para abaratar sus tarifas y evitar despidos.

Ante el primer desafío gremial que enfrentará la Casa Rosada en el año electoral , el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, intentó minimizar el nivel de adhesión a la protesta. “Hubiera trabajado el 95% de la gente, pero no pueden porque no tienen con qué viajar”, apuntó.

Paro Buenos Aires

Deja un comentario