Escalada deportiva: la disciplina que asciende en modo olímpico

Valentina Aguada es la atleta, de 16 años que se atrevió con éxito en una disciplina inédita, que debutará en los Juegos de la Juventud Buenos Aires 2018.

San Luis es la cuna de Valentina Aguado, una joven atleta de 16 años que se especializa en escalada deportiva. Con un futuro prometedor y grandes condiciones, la atleta cosechó cuatro medallas, tres de plata y una de bronce, en los últimos Juegos Panamericanos, en Toronto.

Ordenada, comprometida y enfocada, conoce hasta el más mínimo detalle de la disciplina, que tiene tres pruebas de competencia y un entrenamiento desgastante. Un estímulo láctico de cuatro horas en el muro, sumado a dos horas de gimnasio y otra de prácticas de gimnasia artística, método que adoptó de los deportistas extranjeros en sus últimos viajes.

“Empecé a los 9 años porque mi pediatra lo recomendó. Ella veía que me colgaba de todos lados y me dijo que vaya a probar con la escalada”, cuenta la atleta, que en el útlimo Campeonato Argentino de escalada boulder, en diciembre, salió campeona.

La escalada deportiva tiene varias pruebas. Por una parte se dividen entre muros techados y muros naturales. La práctica en las sierras es placentera, se disfruta pero difiere en su mayoría con los muros artificiales, donde los atletas profesionales del mundo entrenan. La disciplina está reglamentada, hay arneses, colchones, tiempos que cumplir, técnicas y tácticas a las que amoldarse. “La escalada en las sierras se disfruta mucho, no es lo mismo que con muros artificiales”, sintetiza la atleta, que ya suma tres actuaciones en Mundiales: dos juveniles, Italia 2015 y Austria 2017; y uno en mayores, Francia 2016.

La escalada en la Argentina comenzó sus mayores cambios cuando fue considerada como deporte olímpico para los Juegos Juveniles Buenos Aires 2018. Es por esto que recién este año se pusieron en funcionamiento las licencias federativas, si bien el apoyo y el crecimiento del deporte junto a la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA), vienen en conjunto hace años. Hoy, la federación tiene 65 federados pero espera muchos más: según informes no oficiales, la escalada tiene gran cantidad de adeptos.

Si algo la tiene entusiasmada a la joven de 16 años son los Juegos Olímpicos de la Juventud. Será su debut como atleta olímpica y también el de esta disciplina. Estos juegos, como es habitual, se utilizan para probar nuevos deportes y luego llevarlos a los de mayores (Tokio 2020). Por esto, la escalada deportiva tendrá su lugar dentro de las 32 disciplinas que se podrán disfrutar en el país el año próximo. Aguado consiguió su plaza luego del gran Mundial que disputó en septiembre en Austria, donde terminó en la quinta posición: los primeros 12 conseguían clasificarse y así será la única argentina. Además, y gracias a su rendimiento, comenzó a recibir una beca del Enard en julio y apoyo deportivo por parte de FASA.

En la última gira por Europa, Aguado tuvo la posibilidad de entrenarse en los otros muros y se adaptó muy bien. “La que más me gusta es boulder, pero porque es la única que podemos practicar en el país. No hay muchos muros ni facilidades acá y es la que uso, por eso me gusta”, explica la atleta que durante los próximos meses estará entrenando en el Club Andino Bariloche, club que tiene nuevas tomas y muros en sus instalaciones.

“Ahora estuve en Canadá y me gustó mucho la prueba de dificultad, en muros que acá no están. Falta infraestructura y apoyo. Pero también es lógico, somos pocos y no hay mucha difusión”, apunta la escaladora que aspira a llegar al nivel de los atletas japoneses, estadounidenses y austríacos, líderes del deporte.

“Haber clasificado a los Juegos es un sueño. Me motiva mucho que sean en el país. Que puedan estar mi familia y amigos, que se conozca el deporte, para que haya más competencia. Eso te lleva a sumar viajes y experiencia, roce internacional, que es donde más aprendés”, explica la joven que al momento de explicar la disciplina transforma su voz y habla como una adulta. Grande, como su sueño de brillar en los Juegos.

Tres especialidades, tres muros diferentes

La disciplina olímpica se basa en la participación de cada atleta en tres pruebas: boulder, velocidad y dificultad. Para cada una, el muro y la dinámica varían significativamente. La competencia de velocidad necesita de muros de 15 metros de alto; los de dificultad, uno de 20 metros de alto pero con obstáculos que hacen más difícil el ascenso, y para boulder también son muros de 15 metros pero con diferentes inclinaciones y agarres. En la Argentina sólo existen muros para el último ítem, lo que significa una enorme ventaja para las potencias. Por parte de FASA no hay un plan para la construcción de nuevos muros. Su función pasa por otros aspectos. La construcción de nuevas instalaciones corre por cuenta de los clubes, que si bien no hay muchos, los que están están dando nuevos y buenos pasos. Club Andino Bariloche ha comprado nuevas tomas y es uno, de los tantos clubes precursores que busca mejorar esta disciplina.


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*