Escándalo en EEUU por candidato republicano acusado de abuso sexual: Trump le pidió la renuncia

El presidente estadounidense, Donald Trump, y otros líderes republicanos pidieron la renuncia de Roy Moore, candidato a ocupar una banca en el Senado por el partido gobernante en las elecciones de diciembre próximo, tras ser acusado de abusar sexualmente de una adolescente de 14 años hace casi cuatro décadas.

Moore, de 70 años, tildó de “rotundamente falsas” las acusaciones y las atribuyó en un comunicado a “un intento desesperado del partido nacional demócrata” y del periódico Washington Post de “atacar políticamente” su campaña.

No obstante, el presidente Donald Trump y varios influyentes senadores republicanos se distanciaron de Moore tras publicarse la información. “El presidente cree que, si estas acusaciones son ciertas, haría bien en retirarse” de la carrera electoral, refirió la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Moore, de tendencia ultraderechista, es el favorito en las elecciones especiales programadas para el próximo 12 de diciembre en Alabama para decidir el escaño que dejó vacío Jeff Sessions al convertirse a comienzos de año en el secretario de Justicia del gobierno de Donald Trump.

Según reveló el diario The Washington Post, una mujer llamada Leigh Corfman, de 53 años, acusa a Moore de abusar de ella en distintos encuentros en 1979, cuando ella tenía 14 años y él 32. Corfman denunció que Moore, a quien había conocido mientras esperaba a su madre en un juzgado, mantuvo dos encuentros inapropiados con ella, en los que la besó, le tocó por encima de su ropa interior y la obligó a tocarlo también a él.

Otras tres mujeres entrevistadas por el periódico aseguraron que Moore trató de seducirlas cuando ellas tenían entre 16 y 18 años y él llegaba a los 30, aunque no lo acusaron de haberlas forzado a mantener ningún contacto sexual.

El equipo de Moore añadió en otro comunicado que la “basura publicada por el Post es la pura definición de una noticia falsa”, y añadió que si las acusaciones fueran ciertas, hubieran salido a la luz durante sus otras campañas políticas.

Las leyes estatales de Alabama no permiten que las boletas de elección se cambien si quedan menos de 76 días para las elecciones, como es el caso, pero sí es posible que un candidato se retire o que el partido estatal solicite que se descalifique su participación.

Según el Washington Post, Alabama sí permite que los votantes escriban en las boletas el nombre de otro candidato que no sea ni el republicano ni el demócrata, que en este caso se llama Doug Jones y se encuentra rezagado en las encuestas.

Eso llevó a algunos senadores a sugerir la posibilidad de que los votantes puedan escribir el nombre de Luther Strange, que en septiembre perdió contra Moore en las primarias republicanas para ocupar el escaño y que tenía el respaldo de Trump y del partido.

Moore es un exjuez del Tribunal Supremo de Alabama conocido por su polémico uso de la Biblia para interpretar la ley y está alineado con la llamada “derecha alternativa” radical que propugna el exestratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon.


 

Deja un comentario