huevos

Escándalo en Europa por millones de huevos contaminados con insecticida

  • Bélgica dice que Holanda no avisó sobre los huevos contaminados.
  • Los huevos tienen Fipronil.
  • Cómo llegaron a contaminarse los huevos.

Las autoridades holandesas sabían en noviembre que había huevos contaminados con insecticidas en sus mercados y no le avisaron a los otros países europeos, declaró el miércoles el ministro belga de agricultura.

Docenas de empresas en Bélgica y Holanda están siendo investigadas por sospechas de que sus huevos estaban contaminados con Fipronil, un insecticida tóxico para los humanos aunque hasta ahora no hay reportes de que alguien se haya enfermado.

Millones de huevos han sido retirados de mercados en Bélgica, Holanda y Alemania, y las autoridades han emitido advertencias en Gran Bretaña, Francia, Suecia y Suiza.

Cómo se propagó en los huevos

Al parecer el insecticida se infiltró en la cadena alimenticia al ser aplicado inapropiadamente a un producto que se usa para evitar que la carne de aves sufra de piojos y garrapatas. Se ha iniciado una investigación en Bélgica y Holanda.Bélgica informó el 20 de julio que había detectado el insecticida en algunos huevos. Pero el ministro de Agricultura belga Denis Ducarme dijo que la agencia de seguridad alimenticia de Bélgica posee documentos “que revelan la presencia de Fipronil en huevos holandeses incluso a fines de noviembre del 2016″.

Ducarme dijo a legisladores belgas que “esto causó consternación, al no haber una comunicación oficial desde Holanda”.

Añadió que le escribió al respecto a su contraparte holandés, y que también habló con el comisionado de agricultura de la Comisión Europea “que al parecer ya tenía esta información”.

“Si esa información hubiera sido compartida con las agencias apropiadas de los demás países, se hubiera aumentado la vigilancia sobre el Fipronil”, dijo Ducarme, sugiriendo que el escándalo de los huevos contaminados pudo haber sido evitado.

Millones de huevos

Millones de huevos procedentes de Bélgica, Holanda y Alemania han sido retirados de las tiendas durante la última semana después de que se detectara en ellos la presencia de fipronil, cuyo uso en animales destinados al consumo humano está prohibido por la legislación de la Unión Europea (UE).

Fipronil es una sustancia tóxica que se usa para combatir piojos, ácaros y garrapatas, entre otros parásitos, en perros y otros animales. El consumo excesivo del insecticida puede causar daños en el hígado, las glándulas tiroides y los riñones.

El organismo de control FASNK detectó el 2 de junio un posible caso de contaminación con fipronil en Bélgica, pero no informó al resto de países de la UE hasta el 20 de julio. Según Ducarme, los retrasos se debieron a la falta de cooperación de Holanda.

Del informe también se desprende que el fipronil fue detectado en huevos belgas por casualidad. Una empresa hizo que se analizaran unos huevos, puestos el 9 de mayo en el marco de controles rutinarios. Para ello recurrió a los servicios de un laboratorio alemán, que realiza controles más exhaustivos, entre ellos buscando rastros de fipronil.

En ese primer análisis se detectó que se superaba el límite de 0,72 miligramos por kilo (mg/kg) considerado como seguro para la salud por la Unión Europea (UE). Sin embargo, según la FASNK, en el análisis existía un margen de error del 50 por ciento.

La FASNK había explicado hasta esta semana que los niveles analizados en Bélgica se encontraban todos por debajo del límite. Pero no se pidió a los consumidores que tiraran los huevos de determinados lotes hasta el martes, cuando se detectó que se había superado el límite permitido, dijo la autoridad, según reporta DPA.