Estados Unidos: Ejecutarán 5 fusileros a condenados a muerte

El gobernador de Utah, Gary Herbert, aprobó el pasado lunes una ley que devuelve los pelotones de fusilamiento al único estado que los ha usado en los últimos 40 años.

Bajo esa ley, el pelotón de fusilamiento será un método de ejecución de remplazo cuando no haya disponibles drogas para inyecciones letales.

Utah y otros estados norteamericanos tienen dificultades para mantener sus inventarios de esos fármacos, pues los fabricantes en países europeos opuestos a la pena de muerte se niegan a vender los componentes de las inyecciones letales.

Cómo funcionará el sistema

El día de la ejecución, el prisionero es sentado en una silla colocada frente a un panel de madera y entre sacos de arena que impiden que las balas reboten en la habitación.

Se coloca un blanco sobre el corazón del recluso. Los fusileros apuntan al pecho, no a la cabeza, porque es un blanco más grande.

El condenado tiene dos minutos para pronunciar sus palabras finales.

Cinco fusileros se colocan a unos ocho metros de la silla, con sus rifles Winchester calibre .30 apuntados a través de huecos en una pared. Si aciertan el blanco, el prisionero muere rápidamente de hemorragia.

En el 2010, Ronnie Lee Gardner, último ejecutado por fusilamiento en Estados Unidos, murió tras dos minutos.

Los fusileros son escogidos de entre policías voluntarios, con prioridad para quienes viven cerca de la zona donde ocurrió el crimen.

Las identidades son mantenidas anónimas, y uno de los fusiles tiene salva, para que nadie sepa quién hizo el disparo fatal.

Deja un comentario