Estiman que alrededor de 78 mil personas están infectadas con el mal de Chagas en Salta

Es baja la cantidad de pacientes diagnosticados. Falta concientización. La principal forma de transmisión de la afección es congénita, en el embarazo.

Entre todos los factores que influyen en la propagación del mal de Chagas, el olvido es el más peligroso.
La enfermedad endémica está presente en Salta en un alto porcentaje de la población: el 6,5%. Sin embargo, las acciones políticas para combatirla son prácticamente nulas. Faltan campañas de concientización y el diagnóstico de los afectados es ínfimo, en comparación a las estimaciones de la prevalencia de la afección en la provincia.
Los esfuerzos que se hacen desde el área de Salud para frenar la enfermedad muchas veces son infructuosos, debido a que no existe coordinación entre los sectores sanitarios público y privado.
Otro punto crítico es que Salta no está adherida a la ley nacional de prevención del Chagas, sancionada en el 2007, que permitiría el diagnóstico y el tratamiento gratuito de los pacientes en el ámbito privado de salud, entre otros beneficios. El proyecto de adhesión está dormido en la Legislatura desde el 2013, cuando obtuvo media sanción en el Senado local.
El peso que tiene la enfermedad sobre la salud de los afectados es grave. Disminuye en gran medida la calidad de vida de los pacientes y hasta puede producir la muerte, aunque en Salta no existen registros sobre la cantidad de fallecidos por Chagas.
Datos que preocupan
Las cifras sobre la cantidad de afectados de Chagas en Salta son preocupantes. Según estimaciones de la Dirección de Epidemiología, la prevalencia de la enfermedad en la provincia alcanza al 6,5% de la población. Es decir, unas 78 mil personas aproximadamente.
De todas maneras, al número de infectados con el parásito causante del mal de Chagas, el Trypanosoma cruzi, le falta precisión porque antes de 2010 no estaba sistematizado el registro de pacientes chagásicos.
El titular de Epidemiología, Alberto Gentile, explicó a El Tribuno que recién en ese año se implementó un programa informático para conocer las estadísticas exactas. Antes de esta medida no existían cifras certeras sobre la cantidad de enfermos y, como el Chagas es una afección crónica, (que persiste en el tiempo) la mayoría de los perjudicados quedó fuera de la base de datos.
Otro punto que complica el conocimiento sobre la cantidad de afectados es la falta de coordinación entre los sistemas de salud público y privado.
Los registros de pacientes de ambos sectores no están unificados y el seguimiento resulta imposible. Solo puede haber estimaciones del número de infectados en Salta.
A nivel país ocurre algo similar. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ubica a la Argentina en el primer puesto de América en la lista de infectados con mal de Chagas. El estudio sostiene que hay 1.505.235 pacientes chagásicos. En la lista de la OMS siguen Brasil, con 1.156.821 afectados, y México, con 876.458.
De todas maneras, estos números son discutidos por especialistas locales. Gentile explicó que la cifra que brinda la OMS tiene una precisión que en Argentina es imposible determinar. “La situación es que los números del país no son confiables. Nadie tiene registros nominales de los enfermos chagásicos”, acotó el experto.

Transmisión congénita
La mayoría de los casos de contagio se produce durante el embarazo. La principal forma de transmisión del mal de Chagas en Salta mutó del contagio por la picadura de la vinchuca al traspaso de la enfermedad por vía congénita: desde la madre embarazada infectada a su hijo.
Según Epidemiología, en el 2007, en Morillo, se registró el último caso en la provincia de un infectado por la vinchuca.
En contraposición, el contagio connatal es una realidad que preocupa a la cartera de la Salud.
El mismo organismo provincial detectó, entre el 2010 y el 2014, a 7.355 mujeres embarazadas chagásicas solo en el sector público. En igual período, fueron descubiertos, también en los servicios públicos de salud, 1.174 menores de 15 años infectados con la enfermedad.
La diferencia entre la cantidad de casos de mujeres y niños se debe a que no siempre la madre transmite el parásito Trypanosoma cruzi al hijo.
Donde también se encuentran a pacientes chagásicos es en los bancos de sangre.
Durante el 2014 se descubrieron 1.022 personas afectadas con la enfermedad en los centros públicos de hemoterapia. En el país es obligatorio el análisis de la serología del Chagas entre los donantes.
Vinchuca controlada
La vinchuca sigue presente en Salta, aunque este insecto ya no es más el principal responsable de la transmisión del mal de Chagas. Desde la Dirección de Epidemiología tienen identificadas a las viviendas de la provincia donde existe riesgo potencial de presencia de vinchucas.
Son 10.400 las casas donde el bicho puede estar alojado. Agentes sanitarios realizan regularmente visitas a estas propiedades para determinar si es necesaria una fumigación y realizan concientización a las familias sobre cómo erradicar el insecto.
Las vinchucas están presentes en las poblaciones fronterizas de la provincia.
El biólogo Rubén Cardozo, jefe del Programa de Vectores y otros Reservorios, explicó a este medio que desde el 2002 se registran vinchucas resistentes a los insecticidas convencionales. Es por ello que el combate a los insectos se realiza mediante la implantación de un hongo, denominado Beauveria bassiana, que solo ataca a esta plaga en los ambientes donde reside.
chagasvinchu

Deja un comentario