DATA_ART_803072

Evacuación masiva en domingo de distensión

Desactivaron en Fráncfort una bomba de la Segunda Guerra Mundial de 1,8 toneladas.

Expertos en explosivos alemanes lograron desactivar ayer una bomba de la Segunda Guerra Mundial encontrada en una obra en construcción en Fráncfort. Su hallazgo obligó a desalojar casi por un día a más de 60 mil personas. Fue la mayor evacuación de la historia de la posguerra germana.

“Afectó sobre todo al barrio del frente de donde vivimos, en la otra orilla del río que atraviesa la ciudad, pero las previsiones y lo meticuloso del operativo se dejaron ver en toda la ciudad”, le dijo ayer a La Voz Ayelén Quispe, una cordobesa que desde hace seis meses reside en la ciudad, adonde fue a continuar sus estudios de violín.

Las autoridades confirmaron anoche que la desactivación del artefacto duró más de cuatro horas y fue más complicada de lo pensado, porque no se pudieron extraer dos de los tres detonadores de los pistones y tuvieron que ser desmontados de modo independiente. Los trabajos comenzaron a las 14.30, una vez que la Policía aseguró un radio de un kilómetro y medio. La negativa de algunas personas a abandonar sus hogares retrasó dos horas y media la operación y dejó cinco detenidos.

“Desde las 6 de la mañana, la Policía llegó al lugar y utilizó altavoces para exhortar a la gente a cumplir los planes de evacuación. Incluso se usaron helicópteros con sensores de calor humano para detectar si había gente en casas o edificios, que no hubieran podido salir por sus propios medios o quienes se negaban a dejar su vivienda”, contó Ayelén.El desalojo incluyó dos hospitales y 10 residencias de ancianos, cuyos traslados comenzaron el sábado. Más de dos mil personas, entre policías, bomberos y organizaciones no gubernamentales, trabajaron en la evacuación y en la seguridad del perímetro marcado. “Entre los evacuados había gente mayor y al menos 20 bebés”, dijo la estudiante cordobesa a este diario.

La bomba fue descubierta en el barrio de Westend, en el noroeste de la capital financiera alemana, donde se ubica el campus universitario. Ayelén vive en el barrio vecino de Sachsenhausen Nord con el también cordobés Mariano Sauco, quien estudia en Fráncfort canto y dirección musical.

“Nosotros, como muchos, aprovechamos el domingo para salir a andar en bicicleta y pasear junto al río Main, donde había algunos trotando, otros jugando al vóley o haciendo pícnic. Para la gente que fue evacuada, las autoridades dispusieron además de lugares donde podían pasar el día, centros habilitados para su almuerzo y hasta entradas libres a museos o actividades culturales”, relató la violinista cordobesa a La Voz.

El artefacto desactivado ayer era una bomba de 1,8 toneladas del tipo HC-4000, que fue lanzada por el Ejército británico en la Segunda Guerra, pero no llegó a explotar al tocar tierra. Conocidas por su nombre en inglés como “Blockbuster”, se usaban para destruir en un radio de un kilómetro tejados, puertas y ventanas, para potenciar  el efecto de bombas incendiarias que se arrojaban poco después. La onda expansiva podía matar también a personas a gran distancia.

250 mil sin estallar. En Alemania se cree que hay cerca de 250 mil bombas lanzadas por los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial que por algún problema técnico no explotaron en su momento y se hallan en ríos, debajo de autopistas o de viviendas.