La hipótesis más fuerte es el robo frustrado en el Caso Salas

La mujer fue asesinada de al menos 46 puñaladas el 27 de febrero de este año. Su cuerpo fue hallado por su esposo, Nicolás Cajal, cuando regresaba al mediodía después de trabajar, en la casa que la familia tiene en el barrio San Nicolás, en la localidad de Vaqueros.

Sus dos pequeñas hijas estaban encerradas en el baño cuando ocurrió el hecho.

Los fiscales anunciaron que, tras nueve meses, recuperaron información del celular de la víctima en el que apareció una fotografía de un perro que sostenido por un hombre, quien sería el supuesto homicida.

En la foto no se ve la cara del sujeto.

“El sospechoso tendría unos 25 años, tez blanca, amable, bien vestido. De tonada norteña”, explicaron los investigadores.

Afirmaron, además, que “la hipótesis más fuerte sería la del robo”.

“El asesino habría utilizado un perro para contactar a la víctima”. “El modus operandi habría sido utilizado días antes en la zona para cometer otros delitos”, dijo el fiscal Paz.

El funcionario del Ministerio Público indicó que desde que se sacó la foto del perro hasta que el celular dejó de funcionar pasaron 14 minutos.

A todo esto, Nicolás Cajal, el viudo de la víctima, quien también estuvo en la conferencia, dijo que a pesar de que conoce del trabajo de los fiscales, siempre fue crítico sobre las demoras en la investigación.

Pidió a posibles testigos colaborar con la identificación del perro que aparece en la foto que sacó Jimena Salas, que es hasta ahora la pista más concreta que se tiene en el caso.

 


 

 

 

Deja un comentario